12 de septiembre de 2014

Un nuevo inhalador de nicotina de la British American Tobacco logra el estatus de medicamento

Un nuevo inhalador de nicotina de la British American Tobacco logra el estatus de medicamento
KIND CONSUMER

LONDRES, 12 Sep. (Reuters/EP) -

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos para la Salud de Reino Unido (MHRA, en sus siglas en inglés) ha aprobado con el estatus de medicamento al nuevo inhalador de nicotina 'Voke', desarrollado por una unidad de negocio de la British American Tobacco (BAT), lo que supone una nueva alternativa de las tabaqueras al mercado de los cigarrillos electrónicos.

En concreto, el uso de este producto ha sido autorizado para aliviar y/o evitar los síntomas de anhelo o abstinencia de la nicotina asociados con la dependencia del tabaco. Está pensado para los fumadores que quieren dejar de fumar o fumar menos antes de abandonar el tabaco, ayudar a quienes no quieren o no pueden fumar, y se vende como una alternativa más segura para los fumadores y quienes les rodean.

A diferencia de los cigarrillos electrónicos, este producto no utiliza ningún cartucho ni batería para producir vapor de nicotina, lo que le permite eludir la fuerte polémica que hay en torno a estos dispositivos, cuyas ventas se han disparado en los dos últimos años.

Asimismo, 'Voke' no produce un vapor visible cuando se inhala ni reproduce otros elementos propios del consumo de tabaco, como el típico "malestar de garganta".

El producto ha sido desarrollado por Kind Consumer, perteneciente a la British American Tobacco (BAT), el segundo fabricante de tabaco más importante del mundo con marcas como 'Pall Mall' o 'Lucky Strike' que también se había introducido en el mercado del 'e-cigarrillo' con su producto 'Vype'.

El próximo objetivo de la compañía es enviar una variante de la licencia a su socio comercial Nicoventures Limited, a fin de buscar su comercialización a gran escala.

El director médico de esta compañía, Kevin Bridgman, asegura que este nuevo dispositivo puede ser muy útil para aquellas personas que quieren dejar de fumar pero aún desconfían de los cigarrillos electrónicos.

"El hecho de que haya sido autorizada por el regulador de medicamentos ofrece las garantías de calidad y seguridad que muchos fumadores están buscando", ha reconocido a Reuters, defendiendo no obstante que la mayoría de los cigarrillos electrónicos contienen "menos productos tóxicos que cualquier cigarrillo convencional".