17 de enero de 2020

Medicamentos para el reflujo gástrico pueden tener efectos secundarios en supervivientes de cáncer de mama

Medicamentos para el reflujo gástrico pueden tener efectos secundarios en supervivientes de cáncer de mama
Medicina, pastilla, píldora. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / THOMAS SOLLNER

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación de la Universidad Estatal de Ohio (EEUU)muestra una asociación entre el uso de inhibidores de la bomba de protones (IBP) por parte de mujeres que han sobrevivido de cáncer de mama y problemas de concentración y memoria.

El estudio, que se publica en el 'Journal of Cancer Survivorship', ha concluido que de media los problemas cognitivos informados por los usuarios de PPI fueron entre un 20 y un 29 por ciento más graves que los problemas informados por usuarios que no usaron estos fármacos.

Los medicamentos para el reflujo ácido que a veces se recomiendan para aliviar los problemas estomacales durante el tratamiento del cáncer. El estudio, el primero en analizar el uso de PBI en sobrevivientes de cáncer de mama, utilizó datos de tres ensayos clínicos previos del estado de Ohio que examinaron la fatiga, la intervención del yoga y la respuesta a una vacuna en estas pacientes.

En cada uno de esos estudios, los participantes informaron su uso de medicamentos recetados y de venta libre y calificaron los síntomas cognitivos que tenían como parte de la recopilación de datos de rutina.

Después de controlar una variedad de factores que podrían afectar la cognición, como la depresión u otras enfermedades, los tipos de tratamiento contra el cáncer, la edad y la educación, los investigadores descubrieron que el uso de PBI predice síntomas más severos de concentración y memoria, así como una menor calidad de vida relacionada con cognición deteriorada

"La gravedad de los problemas cognitivos informados por los usuarios de PBI en este estudio fue comparable a lo que los pacientes sometidos a quimioterapia habían informado en un gran estudio observacional", ha señalado Annelise Madison, autora principal del estudio y estudiante graduada en psicología clínica en el estado de Ohio.

No obstante, los no usuarios de PBI también informaron problemas, pero esos síntomas mejoraron. "Según lo que estamos viendo, no sabemos si los usuarios de PBI podrían no ser capaces de recuperarse completamente cognitivamente después de la quimioterapia. Es un área para mayor investigación", ha explicado.

Madison realizó este estudio basándose en su conocimiento del potencial conocido de los IBP para evitar la barrera hematoencefálica y en investigaciones previas que sugieren que, el uso no autorizado de los IBP en pacientes con cáncer, puede aumentar la capacidad de respuesta de los tumores a la quimioterapia y proteger el sistema digestivo de los estragos de medicamentos de quimioterapia

"Pensé que podría haber un efecto cognitivo al tomar IBP, particularmente en esta población, porque las supervivientes de cáncer de mama ya están en riesgo de deterioro cognitivo. Los IBP son de venta libre y, en general, se consideran seguros, por lo que no se han realizado muchos ensayos a largo plazo, especialmente en cuanto a los resultados cognitivos, porque nadie pensaba realmente que sería un efecto posterior", ha añadido.

ANÁLISIS SECUNDARIOS DE TRES

Como parte de su programa de posgrado, Madison trabaja en el laboratorio de Janice Kiecolt-Glaser, profesora de psiquiatría y psicología y directora del Instituto de Investigación de Medicina del Comportamiento del estado de Ohio. Para este trabajo, Madison realizó análisis secundarios de tres de los estudios anteriores de Kiecolt-Glaser que examinaron la conexión de la inflamación con el tratamiento y la supervivencia del cáncer de seno.

Los datos de 551 mujeres en esos estudios anteriores, 88 de las cuales informaron haber tomado IBP, se utilizaron en el análisis de Madison. Las mujeres en los estudios previos habían proporcionado autoinformes del uso de PBI y síntomas cognitivos varias veces durante períodos de tiempo variados dependiendo del diseño de cada estudio.

El análisis de Madison encontró que, en promedio, los problemas de concentración de los usuarios de PBI en el estudio de fatiga fueron un 20 por ciento más graves que los reportados por usuarios que no son de PBI. En el estudio de yoga, los problemas de concentración de los usuarios de PBI fueron un 29 por ciento más graves que los reportados por usuarios que no usaban estos fármacos. Mientras, no hubo diferencias en los problemas de memoria informados.

En el tercer estudio, que presentó datos de un ensayo de la vacuna contra la fiebre tifoidea, los problemas de memoria fueron 28 por ciento más graves en los usuarios de IBP, sin diferencias en los informes de problemas de concentración. Las sobrevivientes de cáncer de mama en este estudio completaron un cuestionario adicional que mide las implicaciones funcionales de su deterioro cognitivo. Las puntuaciones de las usuarios fueron más bajas, informaron una peor calidad de vida, un mayor deterioro cognitivo y capacidades cognitivas más pobres en comparación con las tomaban estos fármacos.

"El hecho de que este estudio haya encontrado efectos similares en tres grupos diferentes de pacientes que se encuentran en diferentes etapas de supervivencia al cáncer da algo de peso a lo que estamos viendo. Si hubiera sido en un solo estudio, podría haber sido un efecto casual", ha añadido Kiecolt-Glaser, autor principal del artículo e investigador en el Centro Integral de Cáncer de Ohio.

Madison ha afirmado que el estudio muestra una correlación entre el uso de PBI y los problemas cognitivos de las mujeres que superan un cáncer de mama, y que se requeriría un ensayo clínico que controle las dosis de PBI y obtenga datos cognitivos objetivos para identificar cualquier efecto causal.

Para leer más