25 de julio de 2019

La labor del farmacéutico, clave en la prevención, control y tratamiento de la hepatitis

La labor del farmacéutico, clave en la prevención, control y tratamiento de la hepatitis
Farmacia - FLICKR - ARCHIVO

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El farmacéutico es un profesional sanitario clave en el marco del control, tratamiento y prevención de los diferentes tipos de hepatitis, según ha destacado el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), en el marco de la celebración del Día Mundial de la Hepatitis, que tiene lugar el 28 de julio.

Esto ocurre porque se puede hacer frente a la hepatitis de dos maneras: mediante vacunas o medicamentos. En el caso de la hepatitis A no existe tratamiento farmacológico, pero hay dos vacunas específicas, recomendadas para aquellas personas que viajan a zonas endémicas, personas homosexuales o pacientes que sufren problemas hepáticos crónicos. La hepatitis B cuenta hasta con 6 vacunas diferentes, sin embargo, la de tipo C solo se puede paliar mediante tratamiento farmacológico.

En este sentido, los expertos han puesto de relieve la "necesidad" de establecer un diagnóstico y tratamiento precoz, ya que se puede convertir en una enfermedad crónica cuyo control se llevaría a cabo mediante el consumo de fármacos.

Estos tratamientos son individualizados y dependen de las características de cada paciente. A día de hoy, en España existen hasta tres combinaciones antiretrovirales que presentan tasas de éxito de hasta el 90 por ciento, sin embargo, todavía no existe ningún medicamento que consiga eliminar en su totalidad el virus.

De esta forma, los expertos han concluido que el farmacéutico es una pieza "clave" frente a la actuación de esta patología, ya que, un estudio desarrollado en el Hospital Universitario del Henares (Madrid) ha destacado que su intervención mejoró los efectos negativos de la medicación hasta en más del 80 por ciento de los casos.

Por otra parte, la red de farmacias comunitarias existente en España supone un recurso sanitario eficaz para los pacientes con hepatitis, ya que desde allí los profesionales pueden llevar a cabo labores de educación sanitaria sobre su prevención, contribuir al diagnóstico precoz de la enfermedad y optimizar los tratamientos farmacoterapéuticos.

En este contexto, el CGCOF ha desarrollado el 'Punto Farmacológico n 136: Hepatitis virales', con el objetivo de revisar la situación actual de esta enfermedad y evaluar su tratamiento farmacológico y las medidas preventivas, destacando las funciones de los profesionales farmacéuticos en la educación de su abordaje, tanto en pacientes como en ciudadanos en riesgo.

HEPATITIS C: DESAFÍO SANITARIO GLOBAL

Actualmente, más de 325 millones de personas a nivel mundial sufren hepatitis y se estima que los números de fallecidos alcanzan los 1,4 millones de personas. Existen seis tipos de hepatitis víricas, sin embargo, las que mayores problemas generan a nivel de salud pública son las A, B y C, ya que las dos últimas pueden desembocar en cirrosis o cáncer hepático.

La hepatitis A se transmite a través del consumo de agua o alimentos contaminados. Por lo general, no suele ser mortal ni deriva en hepatitis crónica. En este sentido, la vacunación en España ha provocado un descenso del número de afectados hasta los 1.697 en 2018. Por su parte, la de tipo B se transmite por el contacto de la sangre infectada, el semen y otros fluidos corporales, además de madre a hijo en el momento del nacimiento. Del mismo modo, su prevalencia ha disminuido a 664 afectados en 2018 como consecuencia de la introducción de las vacunas.

Por último, la hepatitis C se transmite por el contacto con sangre inyectada y representa un "desafío sanitario global". Así, de los 31.273 casos de hepatitis C declarados en la Unión Europea durante 2017, 320 tuvieron lugar en España, lo que supone una tasa global de 1,9 casos por cada 100.000 habitantes.