23 de junio de 2015

El inicio del tratamiento con rotigotina en Parkinson en los estadíos iniciales tiene un efecto clínico beneficioso

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un tratamiento temprano con rotigotina en pacientes con Parkinson inicial con un deterioro o discapacidad funcional mínimo o sin él, puede mejorar la evolución de estos pacientes a largo plazo, según los resultados de un análisis retrospectivo en el que se estudió el impacto que pudiera tener en los pacientes el inicio del tratamiento con 'Neupro' (parche transdérmico de rotigotina) en pacientes con enfermedad de Parkinson incipiente con síntomas leves seis meses antes.

Los resultados de este análisis han sido presentados en el Simposio Satélite de Neurología Corporativa que UCB ha celebrado en el I Congreso de la Academia Europea de Neurología (EAN, por sus siglas en inglés), celebrado en Berlín (Alemania).

"El punto de partida de nuestra investigación consistió en explorar si el momento en que se inicia el tratamiento influye en los resultados en el paciente con enfermedad de Parkinson incipiente", ha explicado el primer autor del artículo, publicado en 'Expert Opinion on Pharmacotherapy', Lars Timmermann.

Y es que, prosigue, a menudo, el inicio del tratamiento se retrasa hasta que los síntomas comienzan a limitar la capacidad funcional del paciente. En este sentido, el experto ha aseverado que los resultados de sus análisis indican que el inicio del tratamiento con rotigotina en los pacientes con enfermedad de Parkinson durante los estadios iniciales de esta enfermedad, cuando presentan un deterioro o incapacidad funcional mínimo o nulo, puede asociarse a un efecto clínico beneficioso adicional a largo plazo.

MEJORA LA EVOLUCIÓN

"Diferir el inicio del tratamiento puede ocasionar una pérdida de la capacidad funcional que ya no puede recuperarse después. Iniciar antes el tratamiento con rotigotina en pacientes sin deterioro o discapacidad funcional o con un deterioro o discapacidad funcional mínimo puede mejorar la evolución de los pacientes", ha apostillado Timmermann.

Los resultados se basan en un análisis combinado de dos estudios pivotales en fase III, doble ciego, controlados con placebo y de 6 meses de duración, de parches transdérmicos de rotigotina en pacientes con Parkinson en estadio inicial y de sus estudios de extensión de fase abierta y a largo plazo, de 6 años de duración.

El análisis retrospectivo se centró en los pacientes con síntomas y discapacidad leves en el periodo basal del estudio y en el momento de inicio de la rotigotina. Los resultados demuestran que el inicio 6 meses antes de la rotigotina en pacientes con Parkinson inicial con síntomas y discapacidad leves en estadio 1 y 2 puede mejorar sus actividades cotidianas y su función motora durante un periodo de tiempo más prolongado (45 meses) que si se retrasa el tratamiento durante 6 meses (21 meses).

Para leer más