17 de enero de 2012

Federación de Farmacias prevé que decretos para reducir gasto supondrán más de 100.000 euros menos en ventas

Advierte que la capacidad de endeudamiento de las farmacias en el momento actual "es muy limitada"

Federación de Farmacias prevé que decretos para reducir gasto supondrán más de 100.000 euros menos en ventas
EUROPA PRESS

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Farmacias de Galicia (Fefga) prevé que los tres decretos ley promovidos para reducir el gasto del Sistema Nacional de Salud (SNS) supongan un impacto superior a los 100.000 euros de reducción de ventas en las boticas gallegas a finales del año 2012.

Así lo recoge el informe del 'Observatorio del Medicamento de Galicia' hecho público este martes por la Fefga, en el que explica que el impacto del real decreto 9/2011 "es muy superior" a los dos del año 2010 "y van a suponer una reducción de ventas en la farmacia media de 68.180 euros anuales" lo que, añade, "se traducirá en una pérdida de margen de unos 15.000 euros".

Traducidas estas cifras a puestos de trabajo, la Fefga subraya que la pérdida de ventas y margen "supone que la farmacia media tendrá entre dos y tres puestos de trabajo que no contarán con la financiación que tenían en el año 2004", por lo que la federación advierte que "su subsistencia depende de una nueva reducción del margen de la farmacia para el mantenimiento de los puestos de trabajo, o su supresión definitiva".

Asimismo, en el informe indica que si las previsiones de reducción del gasto se cumplen, a finales del año 2012 el gasto en medicamentos y productos sanitarios "habrá vuelto prácticamente a los niveles del año 2004", aunque, matiza, "con escalas de deducción mayores y nuevas aportaciones del 15 por ciento; 7,5 por ciento y 4 por ciento por lo que, teniendo en cuenta los incrementos salariales y aumentos de gastos e impuestos desde el año 2004 la situación es mucho peor".

La conclusión que puede extraerse de estas cifras, según incide la Fefga, "es la necesidad de buscar la supervivencia de la farmacia en productos y servicios no financiados por el Sistema Nacional de Salud", por lo que considera que "habrá que confiar en una racionalización de la cartera de servicios y en una financiación de medicamentos y productos sanitarios más ajustada a la importancia de los procesos patológicos y las necesidades terapéuticas".

PAGO

Sobre los pagos, la Federación de Farmacias de Galicia señala que "en situaciones de normalidad" el desembolso de los medicamentos dispensados a las farmacias "se producía en un plazo medio de 45 días que también ha sido el plazo medio en que las farmacias pagan a sus proveedores".

"En bastantes ocasiones, particularmente cuando el consumo crecía con tasas superiores a los dos dígitos se producían algunos retrasos en el pago de la factura de los meses de noviembre o diciembre que se liquidaban con los nuevos presupuestos", recuerda.

De la cuantía total que cobran las farmacias por la dispensación de recetas del Sistema Nacional de Salud un 78 por ciento corresponde a los suministradores -almacenes de distribución y laboratorios-, y del 22 por ciento restante la farmacia tiene que hacer frente a sus gastos generales, nóminas, pago de seguros sociales e impuestos.

"La capacidad de endeudamiento de las farmacias, en el momento actual es muy limitada, particularmente en lo que se refiere a la adquisición de deuda a corto plazo, pólizas y préstamos agravada por la situación de crisis económica global", comenta la Fefga, que añade que "se puede calcular con poco margen de error que el impago de dos mensualidades sitúa al 60% de las farmacias en riesgo" y "tres meses de impago es inabordable por la práctica totalidad de las farmacias".

DESABASTECIMIENTO

Así las cosas, ante los retrasos anunciados en el pago en distintas Comunidades Autónomas, "es de prever un importante desabastecimiento, o incluso algunas farmacias tendrán que entrar en concurso de acreedores, particularmente las adquiridas en los cinco últimos años con créditos", destaca.

"En ningún caso, ya que ni los colegios ni las patronales lo recomiendan, se está barajando la posibilidad de dejar de dispensar voluntariamente las recetas del Sistema Nacional de Salud o tratar de cobrar su importe a los beneficiarios", expone la Fefga, que asegura que las farmacias "pagarán prioritariamente" las nóminas, los seguros sociales, los impuestos "y aquellas cantidades que sean imprescindibles para su supervivencia, pero el pago a proveedores puede verse afectado".

Con todo, indica que "el problema principal es de carácter sanitario y social", por lo que, según afirma, "el nuevo Gobierno tiene que tomar importantes decisiones antes de fin de año para que no llegue a producirse la quiebra del sistema".

"El aval del Estado solicitado al Gobierno por FEFE y reclamado también por Farmaindustria se perfila como la mejor, y quizá la única solución, en esta crisis", concluye.