12 de julio de 2016

Fármacos y suplementos que no imaginas pueden causar o empeorar la insuficiencia cardiaca

Fármacos y suplementos que no imaginas pueden causar o empeorar la insuficiencia cardiaca
PIXABAY

MADRID, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

Medicamentos y suplementos nutricionales comúnmente utilizados pueden causar o empeorar la insuficiencia cardiaca, según una declaración científica de la Asociación Americana del Corazón que proporciona orientación sobre cómo evitar interacciones entre fármacos o de medicamentos y las personas con insuficiencia cardiaca.

La declaración, que se publica en la revista de la asociación 'Circulation', proporciona información completa sobre los medicamentos específicos y remedios "naturales" que pueden tener graves consecuencias no deseadas para los pacientes con insuficiencia cardiaca.

Los aquejados de insuficiencia cardiaca tienen una media de cinco o más problemas médicos separados y toman siete o más medicaciones de venta con receta todos los días, a menudo prescritas por diferentes proveedores de atención médica.

"Dado que muchos de los fármacos que están tomando los pacientes con insuficiencia cardiaca se prescriben para enfermedades como el cáncer, patologías neurológicas, o infecciones, es crucial pero difícil para los proveedores de salud determinar si un medicamento está interactuando con los fármacos para la insuficiencia cardiaca o empeorando la insuficiencia cardiaca", apunta Robert L. Page II, doctor en Farmacia y presidente del comité de redacción de la nueva declaración científica.

Los proveedores de salud deben hablar con los pacientes con insuficiencia cardiaca en cada visita acerca de todos los medicamentos con prescripción y de venta libre que estén tomando, así como suplementos nutricionales y hierbas, propone Page, que también es profesor en el Departamento de Farmacia Clínica y el Departamento de Medicina Física/Rehabilitación de las escuelas de Farmacia y Medicina de la Universidad de Colorado, en Aurora, Colorado, Estados Unidos.

Además de los medicamentos con receta, los de venta libre también puede tener consecuencias no deseadas para los pacientes con insuficiencia cardiaca. Por ejemplo, los fármacos no esteroides antiinflamatorios (AINE), incluyendo analgésicos de uso común, como el ibuprofeno, pueden desencadenar o empeorar la insuficiencia cardiaca causando retención de sodio y de líquidos y haciendo los medicamentos diuréticos menos eficaces.

Los medicamentos de venta libre para el ardor de estómago y remedios para el resfriado también pueden contener cantidades significativas de sodio, que por lo general está restringido en pacientes con insuficiencia cardiaca. "Se ha enseñado a los pacientes a leer las etiquetas de los alimentos para ver el contenido de sodio, pero también tienen que leer las etiquetas de medicamentos de venta libre y suplementos naturales", aconseja Page.

EL PELIGRO DE HIERBAS COMO EL GINSENG O EL TÉ VERDE

Muchos suplementos utilizados en la medicina complementaria y alternativa pueden ser peligrosos para las personas con insuficiencia cardiaca, incluidos los productos que contienen efedra (que eleva la presión arterial) y otros (incluyendo la hierba de San Juan, el ginseng, el espino, la salvia y el té verde) que interfieren con uno o más medicamentos comúnmente utilizados para la insuficiencia cardiaca. El comunicado también señala que los suplementos nutricionales, hierbas y otros remedios "naturales" no deben emplearse para tratar o controlar los síntomas de la insuficiencia cardiaca.

"Se debe tener una lista de todos sus medicamentos y las dosis para mostrar en cada visita médica e informar al profesional de la salud del tratamiento de la insuficiencia cardiaca antes de iniciar o detener cualquier medicamento. Idealmente debería haber un 'capitán' que supervise sus medicamentos. Esta persona podría ser un médico, una enfermera con práctica avanzada o un farmacéutico que esté administrando su insuficiencia cardiaca", propone Page.

Según el comunicado, los fármacos pueden causar problemas en varias formas: ser tóxicos para las células musculares del corazón o cambiar la forma en la que se contrae el músculo cardiaco; interactuar con los medicamentos utilizados para tratar la insuficiencia cardiaca de manera que se pierdan algunos de sus beneficios; y que contengan más sodio que el que se aconseja a estos pacientes. "Espero que los profesionales de salud usen esta declaración en todas las especialidades médicas para formarse acerca de los medicamentos que pueden exacerbar o causar insuficiencia cardiaca", concluye Page.