6 de agosto de 2020

Un fármaco en fase avanzada previene las recaídas en la esclerosis múltiple

Un fármaco en fase avanzada previene las recaídas en la esclerosis múltiple
Young disabled woman in wheelchair at home, rear view. - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / HALFPOINT - ARCHIVO

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo clínico multicéntrico de fase 3 recientemente completado ha encontrado que un fármaco inmunomodulador puede silenciar la actividad de la enfermedad inflamatoria en una gran mayoría de pacientes con esclerosis múltiple recurrente (EMR), la forma más común de la enfermedad, en la que los síntomas crecen y disminuyen, según anuncian en la revista 'New England Journal of Medicine'.

La EM es una enfermedad autoinmune en la cual el sistema inmunitario del cuerpo ataca y destruye las vainas aislantes que normalmente ayudan a acelerar la señalización en las vías nerviosas dentro del cerebro y en todo el cuerpo. Ataca los nervios del cerebro y la médula espinal en la plenitud de la vida, y finalmente paraliza a muchos pacientes.

En el nuevo estudio, más de 900 pacientes recibieron un medicamento inyectable llamado ofatumumab durante una mediana de 1,6 años. El estudio encontró que el fármaco produjo una reducción significativa en la nueva inflamación, así como menos recaídas clínicas y eventos de progresión. En el segundo año de tratamiento, casi nueve de cada 10 pacientes que recibieron ofatumumab no mostraron signos de actividad de la enfermedad.

Los ensayos ASCLEPIOS I y ASCLEPIOS II, patrocinados por Novartis y realizados en 385 sitios en 37 países, compararon ofatumumab con teriflunomida, una píldora diaria comúnmente recetada para la EM, y encontraron que el tratamiento con ofatumumab resultó en la mitad de la tasa de recaída y significativamente menos casos de empeoramiento de la discapacidad o nuevas lesiones inflamatorias en el cerebro.

Los primeros tratamientos efectivos contra la esclerosis múltiple estuvieron disponibles hace dos décadas, pero el nuevo estudio es el último en demostrar la efectividad mucho mayor de un nuevo tipo de tratamiento que se dirige específicamente a las células B del sistema inmunitario para sofocar la esclerosis múltiple. Novartis ahora está buscando la aprobación para comercializar ofatumumab en los Estados Unidos y globalmente para tratar la esclerosis múltiple recurrente.

Durante décadas, el doctor Stephen Hauser, médico-científico de la UCSF y director del Instituto de Neurociencias Weill de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), ha sido un destacado defensor de las células B para tratar la EM. Hauser fue un asesor líder en el diseño del protocolo de ensayos clínicos ASCLEPIOS de fase 3, y es el autor correspondiente del nuevo estudio NEJM.

Hauser desempeñó un papel similar en un estudio anterior de fase 3 del primer tratamiento de EM dirigido a células B, un medicamento de Genentech llamado ocrelizumab que en 2017 se convirtió en el primer tratamiento aprobado para la EM progresiva primaria (EMPP), una forma menos común en la que la enfermedad progresa continuamente sin recaídas.

Alrededor del 10 por ciento de los casos de EM se diagnostican como EMPP, y se descubrió que el ocrelizumab reduce la progresión de la discapacidad clínica en aproximadamente un 25 por ciento. Se administra por infusión cada seis meses, mientras que los pacientes que usan una pluma de autoinyección pueden inyectar ofatumumab debajo de la piel una vez al mes.

Ambos fármacos son anticuerpos, pero se dirigen a diferentes sitios en la misma molécula, llamada CD20, que se encuentra casi exclusivamente en las células B. El tratamiento reduce temporalmente las poblaciones de células B inflamatorias del torrente sanguíneo. El ofatumumab es un anticuerpo completamente humano, pero el ocrelizumab se deriva en parte del ratón, y los dos medicamentos funcionan para eliminar las células B de maneras algo diferentes.

"Ambas terapias con células B son asombrosamente eficaces para la recaída de la EM y ofrecen buenas opciones para los pacientes --asegura Hauser--. Dada la efectividad que vimos en este estudio con la eliminación casi completa de la inflamación y la cicatrización en áreas del cerebro ricas en mielina, junto con los efectos secundarios mínimos, el uso de cualquiera de estas terapias es más atractivo como tratamiento de primera línea para la mayoría de los pacientes con EM".

El desarrollo de ambos medicamentos para la EM se basó en el trabajo que comenzó a principios de la carrera de Hauser en el que demostró que las células B desempeñan un papel clave en la EM.

Hace dos décadas, esa investigación ayudó a persuadir a Genentech para probar el rituximab, un anticuerpo anti-CD20 utilizado para tratar el linfoma no Hodgkin, en un ensayo clínico con pacientes con EM. Ese estudio fue el primero en demostrar la eficacia de esta estrategia de tratamiento para la EM.

Además de demostrar la importancia de la investigación básica para comprender la función del sistema inmune en la enfermedad autoinmune, el nuevo estudio también destaca el valor de la investigación clínica para generar información sobre la enfermedad, dice Hauser.

Por ejemplo, los nuevos medicamentos que han ayudado a controlar los episodios inflamatorios recurrentes en pacientes con EMR están revelando más similitudes biológicas subyacentes entre las formas recurrentes y no recurrentes de la enfermedad de lo que se entendía previamente. Incluso en ausencia de los episodios inflamatorios activos que causan recaídas, las células inmunes que atacan y destruyen el aislamiento neuronal continúan sobreviviendo en el cerebro, y las neuronas continúan degenerando y muriendo.

A partir de lo aprendido hasta ahora, y alentados por el éxito parcial de ocrelizumab en el tratamiento de la progresión, los colegas de Hauser y en la UCSF tienen como objetivo explorar si dosis aún más fuertes pero aún seguras de medicamentos anti-CD20 administrados en el momento del diagnóstico podrían ser permanentes y detener la progresión de la EM y la degeneración de las neuronas, proporcionando una cura efectiva.

Además de las terapias anti-CD20, ahora también se están explorando una variedad de otros enfoques para eliminar las células B culpables en la EM aún más efectivamente.

Los investigadores están descubriendo que incluso algunos de los primeros medicamentos para la EM tienen una capacidad previamente no reconocida de acabar con las células B, así como las células T del sistema inmunitario, que era su objetivo antes de que el campo cambiara su enfoque a las células B.

"Si bien aún no existe una cura, hace una generación los pacientes con EM generalmente se volvían dependientes del bastón o la muleta en 15 o 20 años, pero ahora a menudo se libran de una discapacidad significativa --destaca Hauser--. La mejora en el tratamiento de la EM, especialmente con medicamentos que se dirigen específicamente a las células B, es una de las grandes historias de éxito de la medicina".