7 de febrero de 2014

Farmacéuticos ayudarán a detectar ancianos solos con riesgo de aislamiento

Farmacéuticos ayudarán a detectar ancianos solos con riesgo de aislamiento
EUROPA PRESS

BARCELONA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los farmacéuticos se coordinarán con el Ayuntamiento de Barcelona y entidades sociales para detectar ancianos que viven solos y tienen "riesgo de aislamiento", tras un acuerdo firmado este viernes entre el Col·legi de Farmacèutics de Barcelona (COFB) y el Institut Municipal de Serveis Socials del consistorio, han informado en un comunicado.

Así, las farmacias se incorporan al proyecto Radars, que ha considerado que estos profesionales son "personas con un perfil idóneo" para hacer las tareas que requiere el proyecto, puesto que son agentes de salud y vecinos integrados plenamente en el tejido social del entorno.

Concretamente, las acciones que realizarán los farmacéuticos serán identificar y comunicar situaciones de riesgo de este colectivo, derivando a las personas a la red de servicios sociales por teléfono o correo electrónico, una información que será validada por los técnicos municipales para explorar la gravedad de la situación.

La farmacia será un "punto de encuentro" entre el mayor y los servicios sociales, además de encargarse de difundir el proyecto con ayuda de materiales de comunicación y a través del voluntariado de entidades del tercer sector.

La tercera medida de colaboración es que el farmacéutico podrá "complementar" el trabajo de servicios sociales en los casos que requieran una actuación del tipo sanitario, como la revisión de fármacos, el seguimiento farmocoterapéutico con dispositivos de dosificación personalizada y la educación sanitaria de la patología.

Radars, que nació en el barrio de Gràcia en 2012, es un proyecto de acción comunitaria" en el que intervienen el consistorio, entidades del tercer sector y la ciudadanía para crear una "red de prevención" que busca evitar la exclusión y el aislamiento de los ancianos que viven solos, especialmente de aquellos que no cuentan con una red sociofamiliar estable que pueda cubrir sus necesidades de afecto, amistad y que puedan ser invisibles en su entorno.

El proyecto se aplica en nueve distritos y 15 barrios de Barcelona, y hace un seguimiento de 409 personas, con la colaboración de 147 entidades de la ciudad, 524 radares vecinales y 269 radares comerciales.

La teniente de alcalde Maite Fandos ha dicho que con Radars se consigue un "aumento de la corresponsabilidad social" ante los problemas de los más vulnerables, por lo que trabajan para conseguir una sociedad más cohesionada e inclusiva y, por tanto, más fuerte ante los problemas y la crisis.