24 de noviembre de 2014

Expertos destacan la eficacia de 'Gilenya' (Novartis) frente a brotes o recaídas de la esclerosis múltiple

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Varios expertos participantes en la reunión anual de la Sociedad Española de Neurología (SEN), celebrada en Valencia, han avalado la eficacia y seguridad de fingolimod, comercializado por Novartis como 'Gilenya', como tratamiento diario de la esclerosis múltiple recurrente, reduciendo entre otras cuestiones el riesgo de brotes o recaída.

Uno de los principales retos del tratamiento de estos pacientes es la 'falta de evidencia de actividad de la enfermedad' (NEDA, sus siglas en inglés) en cuatro medidas clave: recaídas o brotes, lesiones detectadas por resonancia magnética, reducción del volumen cerebral (reducción atrofia cerebral) y avance de la discapacidad.

En este sentido, según varios estudios realizados en España, los pacientes que tomaron 'Gilenya' tenían cuatro veces más de probabilidades de lograr NEDA en estas cuatro medidas clave.

En el caso de la efectividad en brotes o recaídas, el Hospital General Universitario de Elda ha sido el encargado de encabezar un estudio que ha revelado que hasta el 85 por ciento de los pacientes tratados con este fármaco han reducido la tasa de brotes, "consiguiendo así una elevada efectividad del tratamiento", según ha resaltado Javier Mallada, neurólogo de dicho hospital.

Además, estos pacientes también han conseguido mantener estable el grado de discapacidad, lo que, junto con la falta de brotes, confirma la efectividad en el resultado clínico del fármaco.

Por otro lado, otro estudio coordinado desde el Hospital Universitario de la Princesa de Madrid demostró muy buenos resultados en resonancia magnética, en la no aparición de nuevas lesiones y en la no aparición de lesiones que captan contraste, así como también en la reducción de tasa de brotes y en la estabilización de la discapacidad.

Otro de los marcadores analizados en los estudios hace referencia a la atrofia cerebral, uno de los mejores indicadores de progresión de la discapacidad a largo plazo. En estos casos, el fármaco logra "una clara moderación de la atrofia cerebral a largo plazo, así como el freno del deterioro cognitivo", ha señalado Guillermo Izquierdo, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Virgen de la Macarena de Sevilla.

Finalmente, en el campo de la seguridad y efectividad un estudio liderado por el Complexo Hospitalario de Pontevedra ha revelado que hasta el 73 por ciento de los pacientes tratados con fingolimod están libres de actividad clínica y el 94 por ciento continúan con el tratamiento.