22 de abril de 2015

Un calendario vacunal único, de máximos y que contemple todas las edades

Un calendario vacunal único, de máximos y que contemple todas las edades
FLICKR /RUURMO

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Expertos han abogado por un calendario vacunal igual y compartido en todas las comunidades autónomas, y que a su vez, aborde la vacunación del adulto, según han señalado dentro del debate 'on line' mediante un TweetChat bajo el hashtag #vactodate, en el marco de la Semana Europea de la Vacunación, organizado por Sanofi Pasteur MSD.

   Moderado por el doctor Federico Martinón, adjunto del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico Universitario de Santiago, profesionales sanitarios insistieron en recordar la importancia de vacunar no sólo a los niños, sino también a los adultos y en especial a nuestros mayores, ya que detectan falta de atención por parte de los profesionales sanitarios según avanza la edad del paciente.

   Varias intervenciones señalaron que la vacunación es percibida como un aspecto al que sólo se le debe prestar atención durante la infancia, olvidando su importancia en la edad adulta. En definitiva, concluyen que en lo que respecta a la vacunación del adulto todavía queda mucho por hacer hacia un calendario para todas las etapas de la vida.

   Como retos de futuro, además de la necesidad de construir un calendario óptimo de vacunas para el adulto, se señaló la importancia de actualizar el calendario actual y de garantizar la equidad en el acceso a las vacunas.

   Respecto a la decisión sobre la financiación o recomendación de las vacunas, los participantes en el debate señalaron que no debería basarse exclusivamente en criterios de coste-efectividad, que además deberían de actualizarse y adaptarse específicamente a las vacunas, sino que también se deben tener en cuenta criterios clínicos.

   En relación a este mismo tema sobre la financiación o recomendación de vacunas, los expertos consideran enriquecedor la variedad de opiniones, lo que consideran inadmisible es el debate sin criterios científicos, ya que genera inquietud entre la población. Por lo tanto, es la evidencia clínica y los criterios fármaco-económicos los que deberían acompañar la toma de decisión en materia de prevención.

Para leer más