20 de agosto de 2015

¿Cómo evitar el mal uso y abandono de los medicamentos?

¿Cómo evitar el mal uso y abandono de los medicamentos?
GETTY/CAROL HEESEN

   MADRID, 20 Ago. (INFOSALUS) -

   Es uno de los temas más importantes para conseguir resultados terapéuticos óptimos: tomar los medicamentos de la forma adecuada y seguir las recomendaciones higiénico-dietéticas asociadas. Desde la Farmacia pueden facilitarnos la información para administrar y preparar determinados fármacos o dispositivos para no olvidar las tomas, entre otros aspectos.

   ABANDONO DE MEDICAMENTOS Y FÁRMACOS

   Según explica a Infosalus Carmen Megía, farmacéutica del departamento de Servicios Asistenciales del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, desde la Farmacia se puede realizar un refuerzo muy importante para superar los principales motivos de la falta de adherencia a los tratamientos farmacológicos pero el paciente también debe tomar responsabilidad e involucrarse en su tratamiento.

   El estudio 'Adhiérete' en mayores de 60 años polimedicados realizado por la Organización Farmacéutica Colegial ha mostrado los principales motivos por los que estas personas interrumpen sus tratamientos: olvido; no considerarlo importante; porque sientan mal; olvidarse de ir a la Farmacia a recogerlos; utilizar una dosis superior o inferior; y dificultad en el uso y toma de los medicamentos.

   Sobre los fármacos más implicados, Megía señala que existen pocos estudios sobre adherencia, aunque se está trabajando más en pacientes polimedicados, pero cita algunos ejemplos:

   * En el caso del asma, entre un 30% y un 70% de los pacientes presenta falta de adherencia y esto lleva a no tener la enfermedad bien controlada y a un mayor número de exacerbaciones asmáticas.

   * Entre los diabéticos, sólo el 28% tiene un buen control glucémico, adherencia a los fármacos y una dieta controlada.

   * Cuando se trata de hipertensión, en muchos países, menos del 25% de los hipertensos logra tener un control óptimo de la presión arterial. Todo ello conlleva que la enfermedad no esté controlada y que aparezcan más síntomas.

   En muchos casos puede ser la complejidad del tratamiento y que se trata de pacientes mayores pero también existe una mala percepción de la enfermedad, y es en este aspecto donde más tienen que incidir los distintos profesionales sanitarios al dar toda la información necesaria al paciente para que éste se responsabilice.

   Cuando se trata de una forma aguda de la enfermedad existe un mayor seguimiento ya sea porque el alivio de la sintomatología es mayor o se proporciona más información personalizada al paciente. Cuando se trata de enfermedades crónicas que pueden ser asintomáticas la toma de la medicación puede ser descuidada.

   "La Farmacia volcada en el paciente tiene una labor sanitaria importante. Se está produciendo un giro hacia la labor asistencial al paciente y un gran esfuerzo pero también el paciente debe demandarlo", señala Megía, que apunta a continuación a Infosalus cómo se está trabajando desde la Farmacia sobre los aspectos que inciden en la adherencia farmacológica:

   1. Olvido

   Se han desarrollado protocolos de actuación para los sistemas de dosificación personalizados (SPD) que se basan en un blíster con alveolos con los días de la semana y las tomas de mañana, tarde y noche también con iconos. Se preparan en Farmacias para una o varias semanas. Es un servicio no solo para el paciente sino también para el cuidador.

   Se implantaron estos protocolos el pasado año y cada vez están más extendidos y aunque no todas las Farmacias lo hacen sí pueden comenzar a hacerlo. Estos protocolos contemplan aspectos como el consentimiento firmado del paciente, la posibilidad de dejar los fármacos en la Farmacia bajo determinadas garantías como una cubeta para cada paciente, la existencia de una zona de asepsia, etc.

   2. Información

   Cuando el paciente toma la medicación debería conocer las consecuencias de la falta de adherencia ya que aunque no existan señales obvias de que el fármaco está actuando sí evita estas posibles consecuencias. En el procedimiento de dispensación el farmacéutico informa sobre el proceso de uso, para qué se toma, cómo, cuándo, durante cuánto tiempo y cómo conservarlo.

   Hay que recalcar que si existen efectos adversos se informe de ellos para conocer las alternativas o cómo pueden evolucionar. La información en tratamientos de continuación, se proporciona si el fármaco ya se ha tomado. Al dispensarlo, se pregunta al paciente cómo le va y si nota algún efecto adverso y se incide en la importancia de tomar los medicamentos.

   3. Efectos secundarios

   Existen efectos adversos que se resuelven con el tiempo en varios días. En otras ocasiones, el farmacéutico puede remitir al médico o notificarlo a farmacovigilancia, que es un medio de seguimiento de los fármacos que están en el mercado, o realizar recomendaciones para superar estos efectos secundarios. Todos los fármacos tienen efectos secundarios pero sus beneficios son mayores que esos efectos adversos.

   4. Olvidar recoger la medicación

   Desde la Farmacia hay que concienciar que siempre tienen que tener la medicación. En las oficinas de Farmacia sólo con receta electrónica se puede ver qué medicación tiene activa la persona en ese momento. Si se está realizando un Servicio de SPD se puede llamar a su casa para que lo recoja. También existe un servicio de seguimiento farmacoterapéutico que requiere de consentimiento informado, entrevistas con el paciente para detectar el buen uso de la medicación y detectar o prevenir los efectos de interacción entre medicamentos o duplicidades, entre otros.

   5. Dosis inadecuadas

   Se puede detectar al realizar Seguimiento Farmacoterapéutico, aunque es algo complicado si no se dispone de determinada información. Desde las consultas de Atención Primaria y las especializadas, o desde la prestación pública o privada, se puede prescribir un mismo fármaco, lo que puede ocasionar duplicidades, o se pueden producir interacciones entre fármacos. El médico puede no tener información sobre los medicamentos de automedicación que adquiere el paciente o si éste cambia de Comunidad Autónoma o de centro de salud. La Farmacia puede ser un punto estratégico para recabar toda esta información al dispensar los fármacos.

   6. Mal manejo de los fármacos

   Desde la Farmacia se pueden realizar preguntas para saber si el paciente sabe emplear un inhalador o poner unas gotas, por ejemplo. Si el paciente tiene dificultades para administrarlo se puede proporcionar la información al cuidador. Se pueden realizan ensayos en la Farmacia con, por ejemplo, inhaladores vacíos.

Para leer más