Europa alerta de la multirresistencia antibiótica y la califica de "problema global"

Europa alerta de la multirresistencia antibiótica y la califica de "problema global"
22 de octubre de 2018 FLICKR/E-MAGINEART.COM/ CCBY2.0 - ARCHIVO

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento Europeo ha dirigido a la Comisión y al Consejo de Europa una resolución mediante la cual alerta acerca del problema de la multirresistencia antibiótica e insta a prevenir, diagnosticar precozmente y tratar la sepsis.

Concretamente, la resolución, que también se dirige a las agencias europeas que puedan estar implicadas, trata la resistencia a los antibióticos como "un problema global" y solicita la intervención coordinada de los organismos citados para "combatir la aparición y diseminación de patógenos multirresistentes".

En este sentido, el Parlamento ha propuesto mejorar la vigilancia de las infecciones asociadas a cuidados sanitarios, elaborar programas de prevención de las infecciones y de uso adecuado de antimicrobianos en todos los ámbitos, ya sea Atención Primaria, hospitales e industria agroalimentaria.

Además, ha planteado la necesidad de pensar alternativas y regulación del uso de antimicrobianos en salud animal e investigar otras opciones al tratamiento antimicrobiano en humanos, con vacunas o anticuerpos monoclonales.

Del mismo modo se ha solicitado que se destinen recursos económicos y se estimule la investigación colaborativa, o incluso que se valore un cambio del marco legal que favorezca la obtención de nuevos antimicrobianos. Por otra parte, ha exigido la elaboración de procedimientos e indicadores que permitan evaluar el resultado de las medidas que se establezcan.

La European Antibiotical Resistence Surveillance System (Red Europea del Sistema de Vigilancia de la Resitencia Antibiótica), que incluye a 30 países europeos, avisa de un aumento general en toda Europa de la resistencia bacteriana. Se prevé que en 2050 el número de muertes relacionadas con bacterias multirresistentes superará a enfermedades como el cáncer, VIH o neumonías.

No obstante, ya se han dado pasos en esta dirección. La Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) puso en marcha en 2014 el Proyecto Reistencia Zero, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, y se centra en la aplicación de medidas en tres focos.

En primer lugar, se refiere al control y optimización del uso de los antibióticos; en la detección temprana y la prevención de la colonización cruzada de patógenos multirresistentes y la eliminación de reservorios de bacterias multirresistentes en la aparatología y personal de las unidades hospitalarias.

"Que el Parlamento Europeo se haya interesado por ello no debería de sorprendernos dada la magnitud del problema. De no tomarse medidas a tiempo en unos años podríamos enfrentarnos a una situación similar a la era pre-antibiótica, sin poder disponer de tratamiento eficaces para las infecciones, con el consiguiente impacto sobre la salud", ha indicado el coordinador del grupo de trabajo de Enfermedades Infecciosas y Sepsis de la SEMICYUC, el doctor Xavier Nuvials.

"Para que podamos hacernos una idea, muchos tratamientos que actualmente ofrecemos a los pacientes como los trasplantes de órgano sólido o de médula osea, no podrían realizarse, o los resultados serían mucho peores, dada la elevada prevalencia de infecciones en este colectivo y su impacto sobre el desenlace clínico", ha agregado.

Además, las medidas de la SEMICYUC aplica medidas capaces de reducir en un 20 por ciento la tasa de infecciones relacionadas con los antibióticos en la UCI. Desde 2014, se ha logrado reducir el número de pacientes con infecciones por bacterias multirresistentes en más de un 50 por ciento.

La SEMICYUC ha hecho hincapié en que para que los resultados de la UCI se extiendan al resto de servicios del hospital y a la comunidad extrahospitalaria es necesario que la cadena de medidas preventivas se inicie mucho antes de la llegada del paciente al hospital.

Es decir, es precisa una actuación a nivel global en todos los lugares donde se emplean antibióticos, desde la industria ganadera, ya que el uso de antibióticos en animales fomenta la aparición de resistencias en humanos, hasta el uso individual de los medicamentos y la higiene personal. Es contraproducente, han incidido desde la sociedad, que la ciudadanía ingiera medicamentos sin prescripción médica. Han subrayado que acciones "tan sencillas" como lavarse las manos pueden evitar la transmisión cruzada de patógenos multirresistentes.

El documento del Parlamento Europeo referido a este asunto también ha mostrado preocupación por el agua, y hace énfasis en la potencial contaminación de la misma con restos de antimicrobianos. Por ello, ha exigido un mayor conocimiento de la situación y actuaciones directas para evitar la polución del agua o de los productos derivados de la industria agroalimentaria.

SEPSIS

En lo que respecta a la sepsis, el Parlamento Europeo ha añadido que la prevención, el diagnóstico precoz y su tratamiento ha de llevarse a cabo de acuerdo a la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que indica que debe ayudar a los países a desarrollar la infraestructura, capacidad de laboratorio, estrategias y herramientas necesarias para reducir su impacto.

Además, la declaración de la OMS dice que hay que trabajar con socios para ayudar a los países en desarrollo a tener acceso a tratamientos seguros, eficaces y accesibles, además de con herramientas de calidad para la prevención y el control de la infección, incluida la inmunización.

Según los expertos, cada cuatro segundos una persona muere de sepsis en el mundo. Alrededor de 25 millones de personas se afectan de sepsis al año y de ellos mueren 8 millones. Unas cifras muy elevadas, comparables con las estadísticas de fallecimiento por ictus, cáncer o infarto de miocardio.

En este contexto, la SEMICYUC ha desarrollado el Código Sepsis, un proyecto que pretende mejorar constantemente el conjunto de protocolos y recomendaciones de actuación, con el fin de convertirlos en métodos comunes en todos los hospitales españoles para diagnosticar, monitorizar y tratar la sepsis bajo una misma estrategia.

Contador