Un estudio evidencia lo "costoso, socialmente injusto y poco efectivo" del actual sistema de desarrollo de fármacos

Un estudio evidencia lo "costoso, socialmente injusto y poco efectivo" del actual sistema de desarrollo de fármacos
14 de septiembre de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un estudio llevado a cabo por el investigador de Instituto de Investigaciones Biomédicas 'Alberto Sols' (CSIC-UAM, Madrid), Wolfgang Link, y que ha sido publicado en la revista 'The Lancet Oncology', ha evidenciado lo "excesivamente costoso, socialmente injusto y de dudosa eficacia" que es el actual sistema de desarrollo de medicamentos.

En la última década se ha asistido a un cambio de paradigma en el desarrollo de nuevos medicamentos. Así, tal y como se desprende del estudio, frente al tradicional método empírico, en la actualidad gran parte de los nuevos fármacos que salen al mercado lo hacen gracias al conocimiento de los mecanismos de la enfermedad, lo cual es fruto de muchos años de investigación financiada en gran parte por el sector público.

Dado que la identificación y validación de dianas farmacéuticas es "sumamente laboriosa y conlleva un elevado riesgo", las empresas farmacéuticas han optado por una especie de subcontratación de laboratorios pertenecientes a Organismos Públicos de Investigación (OPIs), con el fin de beneficiarse del vasto conocimiento generado en este contexto público para, finalmente, sacar al mercado los nuevos medicamentos resultantes con altísimos márgenes de beneficio.

Asimismo, y según ha explicado el investigador, es habitual que las empresas farmacéuticas dediquen "ingentes" recursos y esfuerzos a realizar cambios "sutiles" en fármacos ya existentes, dejando la búsqueda de nuevas dianas terapéuticas y mecanismos de acción en manos de OPIs o pequeñas empresas biotecnológicas.

"Existe, por tanto, una enorme discrepancia en la relación riesgo-beneficio cuando se comparan el sector público y el privado. Como resultado, el contribuyente paga dos veces sus medicamentos: inicialmente, a través de sus impuestos, los cuales financian públicamente la investigación científica que lleva a su descubrimiento; posteriormente, para obtener acceso a estos medicamentos", ha denunciado el investigador.

Asimismo, prosigue, a menudo el coste de los nuevos medicamentos, cada vez más dirigidos y con enfoques más personalizados, resulta "demasiado oneroso" para los sistemas públicos de salud, lo cual aleja definitivamente a muchos contribuyentes de su acceso. De este modo, el actual sistema de desarrollo de nuevos medicamentos conduce "inexorablemente" a un escenario en el que el acceso a las terapias innovadoras es "privilegio de las élites más acomodadas".

Para paliar esta situación, el doctor Link ha propuesto que, en lugar de pagar precios "elevadísimos" por los fármacos, los gobiernos eviten la apropiación de la investigación financiada con fondos públicos por parte del sector privado, ya sea invirtiendo directamente en el desarrollo de nuevos medicamentos o bien adquiriendo patentes para transferirlas al dominio público a fin de que cualquier empresa pueda producir los correspondientes medicamentos.