14 de junio de 2019

España reduce un 7% el uso de antibióticos en tres años y pide a la UE más investigación contra las resistencias

España reduce un 7% el uso de antibióticos en tres años y pide a la UE más investigación contra las resistencias
BERBÉS - ARCHIVO

BRUSELAS, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha pedido este viernes a la Unión Europea más esfuerzos para enfrentar juntos el uso excesivo de antibióticos por los europeos --una práctica que España ha reducido un 7% entre 2015 y 2018--, especialmente potenciando la investigación de nuevos antibióticos para combatir la resistencia microbiana.

"Consideramos que el conjunto de la Unión Europea debe seguir trabajando, sobre todo en lo que se refiere a combatir la resistencia microbiana y en disponer, porque lo necesitamos, de nuevas armas terapéuticas, así como poner el foco en la investigación", ha declarado la ministra a la prensa en Luxemburgo, en donde asiste a una reunión de ministros europeos de Salud.

Carcedo ha admitido que España tiene niveles "importantes" de uso de antibióticos, pero ha destacado el plan especifico puesto en marcha a nivel nacional ha dado buenos resultados y se ha reducido en un 7% su uso humano y un 14% su uso veterinario.

Según un estudio de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, la Agencia de Medicamentos Europea y del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, España es el país de Europa que más antibióticos consume (más de 3.000 toneladas anuales), seguido de Italia, con 2.000 toneladas; Alemania con 1.500 y Francia con 1.400.

La titular española de Sanidad ha destacado también la importancia de contar con el compromiso del sector veterinario en este reto y de los profesionales del sector sanitario, al tiempo que ha recordado que en España la estrategia incluye el trabajo de seis ministerios, incluido el de Agricultura y el que ella dirige.

En cualquier caso, Carcedo ha insistido en lo relevante que es que la Unión Europea coordine los esfuerzos para avanzar en este combate, porque ahora cada país tiene sistemas de salud propios y ello requiere poner los esfuerzos en común.

Los ejes principales en los que debe apoyarse la Unión Europea, ha añadido, son medidas específicas para reducir el consumo de estos medicamentos y potenciar la investigación, un área que ha lamentado que haya quedado en "segundo plano".

Según datos de la Comisión Europea, que hace dos años presentó una 'hoja de ruta' para afrontar este problema de manera más coordinada entre los países de la UE, la resistencia antimicrobiana causa unas 33.000 muertes al año en los Veintiocho.

Además, su impacto en la salud de los europeos tiene un coste aproximado de 1.500 millones de euros anuales en por el gasto en cuidados y pérdida de productividad. Los europeos consumen al año 12.000 toneladas de antibióticos.