22 de febrero de 2006

ERC pide al Gobierno que restrinja la venta de laxantes para evitar anorexia y bulimia y responsabilice a farmacéuticos

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) ha presentado una proposición no de Ley por la que pide al Gobierno que "restrinja la venta de laxantes y diuréticos, sensibilizando y responsabilizando a los farmacéuticos ante los trastornos alimenticios", como una de las medidas para hacer frente a la anorexia y a la bulimia nerviosas.

ERC reclama en su iniciativa, recogida por Europa Press, un Plan global de prevención y de apoyo a las personas afectadas por la anorexia y la bulimia. Este plan debe contener además, según ERC, "la supresión de la imagen del peso ideal en la publicidad dirigida a adolescentes, evitando la presencia de modelos y presentadores de programas televisivos juveniles por debajo del peso medio".

Otra de las medidas propuesta por ERC para reducir los índices de anorexia y bulimia es "regular la publicidad de productos saciantes, con la finalidad de evitar que atente a los buenos hábitos alimentarios" y que "se prohíba la difusión de dietas en las revistas no especializadas".

En el marco de la Unión Europea, el grupo parlamentario de ERC quiere que el Gobierno haga las gestiones oportunas para "regule las tallas de ropa, con el fin de uniformizar los patrones en todos los países de la Unión, de la misma manera que se homogeneizó las tallas del calzado".

Asimismo, ERC reclama al Ministerio de Sanidad y Consumo que colabore con las Comunidades Autónomas en "la elaboración de un plan de formación de especialistas, en la creación de centros especializados y en la formación de un cuerpos de psicólogos especializados en detección precoz, con todos los medios materiales y económicos necesarios". Asimismo, pide un estudio epidemiológico en las distintas comunidades autónomas.

Este grupo parlamentario advierte de que cuatro de cada 100 jóvenes entre 12 y 21 años poseen algún tipo de trastorno alimenticio. Ante esta situación, se constata, según ERC, "una falta de personal especializado para tratar este tipo de trastornos". Además, indica que "no existe una rama de la psicología especializada y los tratamientos se producen en los centros psiquiátricos, no siendo el lugar más adecuado".