26 de abril de 2006

Empresas.- La vacuna 'Gardasil' (Sanofi Pasteur MSD) muestra eficacia 100% contra cáncer cervical y verrugas genitales

PARIS, 26 Abr. (de la enviada especial de Europa Press, Maria Pin) -

La vacuna tetravalente recombinante contra los tipos 6, 11, 16 y 18 del virus de papiloma humano (VPH), desarrollada por Sanofi Pasteur MSD como 'Gardasil', ha mostrado una eficacia del 100% en la prevención del cáncer de cuello de útero y de la aparición de verrugas genitales a los cinco anos de su administración, según se puso de manifiesto hoy en el encuentro de la Organización Europea de Investigación en Infección Genital y Neoplasia (Eurogin), celebrado en Paris.

La jefa del Departamento de Virología del Instituto Ludwig para la Investigación del Cáncer en Sao Paulo (Brasil), Luisa Villa, presentó los resultados de los datos preliminares sobre el análisis de la eficacia a largo plazo de esta vacuna, todavía experimental, para la que se ha solicitado ya su comercialización en Estados Unidos y Europa. Los datos forman parte de un nuevo análisis sobre la Fase II del ensayo clínico. Los primeros resultados de este estudio de fase II fueron publicados en abril de 2005 en 'Lancet Oncology'. Los datos a cuatro años de los estudios en fase III sobre la eficacia y seguridad de la vacuna fueron presentados ante la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas en octubre de 2005.

Villa explicó que la vacuna tetravalente se suministró hace cinco años a 552 pacientes entre 16 y 23 años, de las que 242 continuaron en el estudio más de 3 años. "Estas mujeres siguen protegidas contra el cáncer cervical y verrugas genitales. Los datos publicados hasta ahora muestran un 100 por cien de eficacia", explicó.

Los tipos 16 y 18 de VPH son los causantes del cáncer de cuello de útero o cáncer cervical, mientras que los tipos 6 y 11 (menos lesivos) son los responsables de la aparición de verrugas genitales. Estos tipos de VPH se transmiten a través de las relaciones sexuales y el objetivo de los expertos en esta materia es concienciar a la población de que un comportamiento sexual normal es suficiente para el contagio. Es decir, basta con realizar un acto sexual con otra persona que haya mantenido únicamente una relación sexual anterior para estar expuesto al virus.

PROTECCION PARA LAS YA EXPUESTAS

Otro análisis de la fase II y III de los ensayos muestran también que la vacuna es eficaz en aquellas mujeres expuestas a algún tipo de VPH, lo que no las excluiría de su administración, según la doctora Villa. Así, los resultados muestran que aquellas mujeres expuestas a uno o más de los virus para los que se administra la vacuna fueron protegidas al 100 por ciento frente a aquellos otros virus a los que no habían sido expuestas. Por el contrario, la eficacia frente a los virus a los que habían sido expuestas desciende hasta el 28 por ciento, lo que indica que no se trata de una vacuna terapéutica.

El cáncer cervical es la segunda causa más común de muerte por cáncer, después del cáncer de mama, en las mujeres jóvenes entre 15 y 44 años en Europa. Aproximadamente 33.500 son diagnosticadas anualmente y 15.000 fallecen debido a esta patología, es decir, 40 mujeres fallecen diariamente en Europa por cáncer de cuello de útero.

Este cáncer está causado por el VPH, al que está expuesta el 70 por ciento de la población sexualmente activa a lo largo de su vida. Lo normal es que el sistema inmunológico elimine el virus de forma natural en un periodo no superior a un año. Sin embargo, en algunos casos el virus no es eliminado y causa lesiones cervicales, que pueden ser leves, moderadas, graves o lesiones precancerosas que pueden derivar finalmente en el cáncer de cuello de útero.

Además, el VPH causa también lesiones genitales externas, en la vulva y en la vagina, así como las verrugas genitales. Las lesiones en vulva y vagina también pueden derivar en los correspondientes cánceres. La incidencia del VPH en España es una de las más bajas de Europa, no alcanza el 5 por ciento, lo que explica también la baja incidencia de cáncer cervical, aunque empieza a observarse un incremento de la mortalidad debido a este cáncer.

La vacuna tetravalente se administra en tres dosis (a los 2 y a los 6 meses) y pretende recomendarse su vacunación para niñas entre 9 y 12 años, a fin de que se administre antes de que se produzca la primera relación sexual, dado que se ha puesto de manifiesto que a estas edades se muestran más niveles de anticuerpos que a edades superiores. Según explicó la doctora de la Universidad Valle de Cali, en Colombia, Nubia Muñoz, lo ideal, como en otras vacunas es la administración a edades tempranas porque el sistema inmunológico de los niños responde mejor.

El coste de la vacuna asciende a unos 100 euros por dosis, es decir, 300 euros por las tres dosis, según comentó el director ejecutivo de la sección Clínica y Epidemiológica de Sanofi Pasteur Europa, Mike Watson. Lo ideal en países en desarrollo, donde la incidencia del cáncer de cuello de útero es mucho más elevada, es que la administración de la vacuna este "patrocinada", es decir, mediante la inclusión en el calendario de vacunación o a través de la acción de algunas ONG u organismos internacionales como la OMS.

Respecto a la administración de la vacuna en hombres, la doctora Villa comentó que el pasado año se inició un estudio en fase II con 3.000 varones de todo el mundo, que podría alcanzar la cifra de 5.000, a fin de conocer si la vacuna es eficaz contra las verrugas genitales, la neoplasia anal y el cáncer de ano. Los primeros resultados de este estudio podrían conocerse a mediados de 2007.