20 de abril de 2012

Resultados prometedores de dos antivirales en desarrollo de Abbott frente a la hepatitis C

MADRID, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Abbott ha anunciado que va a presentar los resultados clínicos de dos estudios en fase II con dos moléculas todavía en desarrollo, ABT-450/r y ABT-333, que demuestran su eficacia como tratamiento del virus de la hepatitis C sin necesidad de utilizar interferón, en el marco del Congreso Internacional del Hígado que se está celebrando en Barcelona.

En el primero de los estudios, conocido como 'Co-Pilot', se utilizaron diferentes dosis de ABT-450/r, más ABT-333 y ribavirina, administrados durante 12 semanas, una combinación que mostró una respuesta virológica sostenida a las 12 semanas después del tratamiento (RVS12) en un 95 por ciento y un 93 por ciento de pacientes con genotipo 1 (GT1) no tratados previamente.

En estos pacientes, la respuesta fue independiente del subtipo del virus de la hepatitis C, del genotipo IL28B del huésped o de la dosis de ABT-450/r. Además, la respuesta virológica sostenida se alcanzó en el 47 por ciento de los pacientes que no habían respondido previamente al tratamiento para este virus.

En otro estudio, conocido como 'Pilot', el 91 por ciento de pacientes infectados con genotipo 1 y no tratados previamente, que tomaron ABT-450/r y ABT-072 combinados con ribavirina administrados durante 12 semanas, alcanzaron la respuesta viral sostenida a las 24 semanas (RVS24).

"Nos anima muchísimo ver este nivel de respuesta sostenida con sólo 12 semanas de tratamiento, en pacientes que nunca lo habían recibido, además de ver una respuesta en pacientes que han fallado al tratamiento previo, dado que las opciones para curar a esta población son limitadas", ha comentado Fred Poordad, jefe de Hepatología en el Cedars-Sinai Medical Center en Los Ángeles, investigador principal de Co-Pilot e investigador de Pilot.

De este modo, los resultados sugieren que una pauta oral de antivirales de acción directa, sin interferón, podría ser "una nueva e importante opción terapéutica para la hepatitis C".

Los tratamientos actuales para el VHC siguen basándose en el interferón, sin embargo, un número significativo de estos pacientes con VHC no pueden o no quieren tomarlo por sus contraindicaciones y/o efectos secundarios. Los tratamientos antivirales especialmente dirigidos al VHC, como los inhibidores de la proteasa y los inhibidores no nucleósidos de la polimerasa, pueden presentar el potencial de aumentar la proporción de pacientes en quienes puede erradicarse el virus.