10 de marzo de 2011

Lilly recibe a la Fundación AIDA para conocer la evolución de su proyecto contra el sida y la tuberculosis

Lilly recibe a la Fundación AIDA para conocer la evolución de su proyecto contra el sida y la tuberculosis
LILLY

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Lilly, Eric Patrouillard, ha recibido esta mañana al presidente de la asociación 'AIDA, Ayuda, Intercambio y Desarrollo', Javier Gila, para conocer de primera mano la evolución del proyecto contra el sida y la tuberculosis que esta asociación está desarrollando en Guinea Bissau.

En este sentido, la compañía ha donado para este proyecto la cantidad de 12.000 euros, una parte de lo recaudado por los empleados durante la celebración de su tercer 'Día del Voluntariado', donde asociaciones y ONG se unieron al esfuerzo de los empleados de la compañía por ayudar a los más desfavorecidos.

Según informa Lilly, durante esta reunión se han revisado las acciones que AIDA ya ha puesto en marcha gracias a la aportación la farmacéutica, que ha permitido la financiación de medicinas, fuentes personales y de alimentos y que, cuando finalice el proyecto, habrán beneficiado de forma directa a más de 1.100 personas entre las que se encontrarán niños, pacientes seropositivos y embarazadas.

Este proyecto en Guinea Bissau busca como fines últimos prevenir la extensión del VIH y otorgar una mejor calidad de vida a los enfermos. Para ello, centra su atención en tres objetivos.

En primer lugar, evitar que las madres portadoras del virus del sida contagien a sus hijos la enfermedad mediante la lactancia y reducir la mortalidad de los más pequeños, lo que se puede conseguir mediante la distribución de leche pediátrica y apoyo alimentario.

Por otro lado, ofrece asistencia médica durante el parto y uso de medicamentos que pueden evitar que las madres con un estado de saludo debilitado por el virus del VIH contraigan otras infecciones, entre ellas, la tuberculosis. En último lugar, busca promover el conocimiento, la detección de la enfermedad y el apoyo psicológico a los enfermos, siempre que sea necesario.

Para la compañía, estas iniciativas adquieren una especial relevancia si se contextualizan en la situación de Guinea Bissau, que es considerado como el quinto país más pobre el mundo, según el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas y un sitio donde la expectativa de vida no excede los 45,5 años (frente a los 50,7 del resto de África) y que cuenta con sistema sanitario "muy deficiente".