17 de julio de 2015

Empresas farmacéuticas y de tecnología sanitaria: la rentabilidad mejoró en 2014

El 70% prevé aumentar su presencia internacional este año y hasta el 78 por ciento prevé operaciones corporativas

Empresas farmacéuticas y de tecnología sanitaria: la rentabilidad mejoró en 2014
CHRISTOPHER GMUENDER

MADRID, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 63% de los directivos de la industria farmacéutica y de la tecnología sanitaria en España considera que el sector mejoró en 2014 en comparación con el año anterior, de ellos un 40% experimentó un aumento superior al 5% y casi la mitad creció entre el 1% y el 5%, según muestra el Barómetro 2015 de KPMG.

Este porcentaje es llamativo por ser muy superior al dado a conocer en el barómetro del pasado año, cuando solo el 8% de los directivos aseguró que la rentabilidad había aumentado, en referencia al año 2013.

Otro dato que muestra el impulso del sector es que el 78% de los directivos considera que durante 2015 sus empresas protagonizarán alguna operación corporativa. La mayoría cree que se producirán fusiones y adquisiciones, comercialización de licencias y alianzas estratégicas.

En la misma línea, siete de cada diez encuestados aseguran que la presencia internacional de sus compañías aumentará en 2015; mientras un 26% la mantendrá estable y ninguna estima reducirla.

"Se observa un gran dinamismo en el mercado dirigido a la reorganización de los modelos de negocio de las empresas para adaptarse a los cambios que se producen en el entorno de la Salud y a los derivados de la rápida evolución tecnológica, de las nuevas exigencias regulatorias y de los requerimientos de transparencia", señala José Ignacio Rodríguez Prado, socio responsable de Ciencias de la Salud de KPMG en España.

En general, dos de cada cinco encuestados tienen una impresión positiva o muy positiva respecto a la situación de su sector en el próximo año; casi un 40% se mantiene neutral, mientras un 21% expresa una opinión negativa o muy negativa. Asimismo, sobre las líneas de negocio más destacadas para los doce próximos meses, destaca el desarrollo de medicamentos innovadores (48%), seguido de cerca del mercado de los genéricos (46%) y el de autocuidado de la salud (43%).

MEDIDAS PARA PROGRESAR

El sector se encuentra en un momento clave de cara a la transformación de su modelo de negocio. Entre las medidas más determinantes para dinamizar esta industria en España destaca, en primer lugar, compatibilizar el acceso a los nuevos fármacos y la nueva tecnología con la sostenibilidad presupuestaria. Los directivos también creen que sería importante adecuar el sistema de precios a los nuevos escenarios y reducir los plazos de evaluación, autorización y aprobación de medicamentos y productos sanitarios.

El Barómetro 2015 recuerda que el 1 de enero de 2014 entró en vigor un nuevo Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica en España, que profundiza en el esfuerzo de autorregulación de este sector y en su compromiso con los mayores niveles de exigencia ética y de responsabilidad.

Preguntados por el nivel de implementación del proceso de transparencia en sus empresas, la mayoría de los directivos encuestados (47%) afirma que se están creando e implementando normas, mientras el 21% asegura que se están optimizando procesos de negocio, otro 21% declara haber completado la revisión la unificación de los datos globales de la compañía, el 7% manifiesta que se ha planificado un proceso de revisión que aún no ha comenzado y el 4% mantiene que se están analizando proveedores externos para realizar la revisión.

Uno de los elementos más relevantes de cara a facilitar el acceso a la innovación, según los directivos de la industria farmacéutica y la tecnología sanitaria, pasa por agilizar los trámites de evaluación y autorización de los medicamentos y productos sanitarios (90%), así como por favorecer el retorno de la inversión, como protección de patentes, fijación de precios adecuados, etc. (73%), y el desarrollo de nuevas fórmulas de financiación (72%).

A la hora de analizar la gestión de los riesgos en un mundo digitalizado como el actual, el 86% de los encuestados ha percibido un aumento de los riesgos de seguridad de la información dentro de su empresa. El 26% de los directivos confiesa que su empresa está poco preparada para gestionar los riesgos cibernéticos.

"La creciente incorporación de la tecnología en los procesos de negocio de las organizaciones no sólo aporta ventajas, sino que también conlleva la existencia de responsabilidades y riesgos asociados al uso de estas tecnologías. Saber que estos riesgos pueden afectar a la confidencialidad, integridad o disponibilidad de la información con consecuencias en reputación, económicas o regulatorias es algo que la industria farmacéutica y de tecnología sanitaria tiene dentro de sus agendas", señala Rodríguez Prado.