10 de febrero de 2015

Buenos resultados de un fármaco experimental contra el ébola

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un medicamento experimental que actúa sobre una proteína en el virus del ébola llamada VP24 protegió al 75 por ciento de un grupo de monos con infección por el virus de ébola, según una nueva investigación llevada a cabo por el Ejército de Estados Unidos, en colaboración con Sarepta Therapeutics, Inc. y cuyos resultados se publican esta semana en 'mBio', la revista digital de la Sociedad Americana de Microbiología.

   El estudio comparó fármacos llamados oligómeros de morfolino fosforodiamidato (PMO), moléculas sintéticas "antisentido" que se dirigen al código genético dentro de ébola y virus similares, impidiendo su capacidad de reproducirse.

   Aunque el trabajo previo de los autores mostró que una combinación PMO dirigida a los genes que codifican las proteínas llamadas VP35 y VP24 protegió a monos rhesus de la infección por el virus de ébola, este estudio revela ahora que dirigirse sólo a VP24 resulta suficiente para conferir protección contra el virus de ébola, mientras que un agente que pone el foco sólo en VP35 no produjo protección.

   La mayoría de los monos tratados con un medicamento llamado AVI-7537, que se dirige a VP24, sobrevivió a la infección con el virus de ébola y mostró una reducción sustancial de virus en su torrente sanguíneo dentro de los ocho días de tratamiento en comparación con los animales que recibieron un placebo.

 La respuesta de estos animales generalmente se considera un estándar de oro para la predicción de respuesta similar en los seres humanos. Muchos de los productos que están siendo utilizados por los médicos para tratar a los pacientes infectados con el virus de ébola en África occidental no se han probado en ningún modelo animal o en los primates no humanos, señala este experto. A pesar de los muchos esfuerzos para desarrollar vacunas y medicamentos antivirales contra filovirus como el ébola, actualmente no existen contramedidas médicas con licencia contra estos virus.

 "El estudio demuestra que podemos proteger a los primates no humanos del virus de ébola con tan sólo un agente antisentido", resalta el autor principal del estudio, Travis K. Warren, investigador principal en la División Molecular y de Ciencias Traslacionales en el Instituto Médico y de Investigación de Enfermedades Infeccionsas del Ejército Americano en Fort Detrick, Maryland, Estados Unidos.

   Durante el estudio, los investigadores dieron a los monos rhesus infectados por el virus de ébola uno de tres medicamentos: AVI-7537; AVI-7539, que se dirigen a VP35; o un tratamiento de combinación que incluía AVI-7537 y AVI-7539, llamado AVI-6002. Un cuarto grupo de monos recibió sólo una solución salina y sirvió como grupo de control. Los animales recibieron estos tratamientos por vía intravenosa, una vez al día durante 14 días.

   El 75 por ciento de los animales tratados con AVI-7537 y el 62 por ciento de los monos que recibieron el tratamiento de combinación, AVI-6002, sobrevivieron hasta el final del estudio. Por el contrario, los que recibieron solución salina desarrollaron signos progresivos de la enfermedad de ébola y murieron en un promedio de ocho días después de la infección y los animales tratados con AVI-7539 fallecieron dentro de los 10 días de la infección.

   Pruebas adicionales mostraron que AVI-6002 y AVI-7537 fueron similares en su capacidad para reducir la carga viral, reduciendo sustancialmente o eliminando el virus infeccioso y el ARN viral en el torrente sanguíneo de los animales. Los monos tratados con AVI-6002 y AVI-7537 también tuvieron menos daño hepático y renal, una complicación común de la infección por filovirus, frente a los tratados con placebo o AVI-7539.

"El trabajo demuestra que sólo el deterioro de VP24 es suficiente para proteger contra la infección por el virus de ébola y que dirigirse a VP24 puede llevar a la elaboración de medidas más eficaces contra este importante patógeno viral", afirma el autor principal del estudio Sina Bavari, director científico del Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército de Estados Unidos.