Desarrollan un medicamento para prevenir las crisis en angioedema hereditario

Desarrollan un medicamento para prevenir las crisis en angioedema hereditario
6 de agosto de 2018 EMEL AYGÖREN-PÜRSÜN

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la División de Oncología, Hematología y Hemostaseología del Departamento de Niños y Adolescentes del Hospital Universitario de Frankfurt (Alemania) ya han desarrollado un medicamento para prevenir las crisis en pacientes con angioedema hereditario (AEH), una enfermedad genética rara caracterizada por hinchazones dolorosas y recurrentes de la piel y las membranas mucosas.

Sin tratamiento, la calidad de vida de los pacientes se ve notablemente comprometida ya que el angioedema puede no solo desfigurar, sino que puede conducir a un cólico abdominal severo en las vías respiratorias superiores e, incluso, puede ser moral si no se trata. La frecuencia de los ataques de angioedema es impredecible y varía de paciente a paciente, si bien pueden ocurrir varias veces a la semana.

Ahora, los investigadores han logrado crear un fármaco oral que, según los resultados, es "altamente efectivo" en la prevención de las crisis y en la mejora de la calidad de vida de los pacientes.

En concreto, el nuevo fármaco BCX7353 probado en el estudio es una pequeña molécula sintética que actúa como un inhibidor de calicreína específico y se administra en forma de cápsulas. El objetivo del desarrollo fue lograr una profilaxis efectiva con las ventajas distintivas de una administración oral sin los efectos secundarios de las preparaciones orales usadas anteriormente.

Así, según los resultados, con una dosis diaria de 125 miligramos y superior, se demostró una reducción significativa de los ataques de angioedema. Además, los pacientes que tomaron 125 miligramos de BCX7353 al día incluso experimentaron una reducción en la frecuencia de sus ataques de casi el 75 por ciento en comparación con el placebo; más del 40 por ciento de los pacientes en ese grupo de dosis permanecieron completamente libres de ataques durante el estudio. También el aumento en la calidad de vida fue más evidente para la dosis de 125 miligramos.