24 de febrero de 2015

CNIC y Philips validan una nueva forma de medir la perfusión cardiaca que reduce el uso de contraste

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Philips Ibérica y CNIC han presentado el estudio publicado en la revista 'The Journal of Cardiovascular Magnetic Resonance' en el que han desarrollado en animales una metodología de adquisición y análisis donde las diferencias de concentración de contraste son adquiridas con dos tiempos de saturación diferentes, eliminando la necesidad de dos inyecciones de contraste a diferente concentración (la rutina actual).

"Este estudio representa un gran avance para implementar protocolos de cuantificación de perfusión en la práctica clínica. Actualmente no se cuantifica de manera rutinaria por dificultades técnicas y con este nuevo método muchos pacientes se beneficiarán de esta evaluación. La afectación de la perfusión por problemas microcirculatorios es común en múltiples patologías y su cuantificación tendrá implicaciones diagnósticas y pronósticas", según ha afirmado el cardiólogo e investigador 'senior' del trabajo por parte de CNIC, Borja Ibáñez.

La perfusión cardiaca es un parámetro importante para conocer el estado de la microvasculatura cardiaca y el grado funcional de una obstrucción en las arterias coronarias, y hasta la fecha la técnica más establecida para estudiar este parámetro de forma no invasiva son los estudios de medicina nuclear como la SPECT (Single Photon Emission Tomography) o la PET (Positron Emission Tomography) lo que implica el uso de radiofármacos.

Sin embargo, en los últimos años Resonancia Magnética (RM) se ha convertido en una alternativa fiable para obtener la misma información sin la necesidad de utilizar radiofármacos o radiaciones ionizantes. Para este tipo de estudios es necesario seguir en el tiempo el cambio que se produce en la señal de RM por la llegada de un medio de contraste.

Por ello, la adquisición de una imagen con tiempo de saturación corto permite evaluar los cambios de la señal de RM en las arterias incluso en casos con altas concentraciones de contraste, mientras que el tiempo de saturación más largo permite estudiar la captación por el músculo cardiaco de forma adecuada.

Además, este hecho permite obtener datos absolutos de perfusión miocárdiaca con una única inyección de contraste, lo que abre la posibilidad de extender esta información a la rutina clínica.

Para leer más