3 de diciembre de 2015

Bristol-Myers Squibb ha presentado sus novedades de investigación en antirretrovirales

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La compañía biofarmacéutica Bristol-Myers Squibb (BMS) continúa investigando en la lucha contra el VIH, como muestran los ensayos clínicos con dos moléculas pertenecientes a nuevas familias de antirretrovirales: un inhibidor de acoplamiento del VIH-1 y un inhibidor de la maduración, tal como han expuesto en el VII Congreso Nacional GeSIDA, celebrado estos días en Madrid.

"BMS tiene un futuro muy prometedor, porque tiene en fase de desarrollo clínico fármacos de los que hasta ahora no existe ninguna terapia: un inhibidor del acoplamiento (de la entrada del virus) y un inhibidor de la maduración del VIH-1 y, que van a tener su papel en diferentes escenarios, y es muy buena noticia que BMS siga presente en el futuro del tratamiento del VIH", ha explicado el jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, el doctor Santiago Moreno.

Según han explicado los expertos de BMS, el inhibidor del acoplamiento del VIH-1, BMS-663068, es un antirretroviral que por primera vez se dirige directamente frente al virus antes de que reconozca a las células (linfocitos CD4) que va a infectar, impidiendo la unión y por tanto la entrada en los CD4. Por su parte, la molécula BMS-955176 es un inhibidor de la maduración de segunda generación, diseñado para inhibir una de las últimas fases del ciclo vital del VIH de tipo 1, interrumpiendo la maduración de nuevas partículas y causando la liberación de partículas inmaduras del VIH-1 que son incapaces de completar su ciclo vital.

En en el congreso, BMS ha celebrado la Conferencia Especial 'Evolucionando para avanzar: nuevas direcciones en el tratamiento del VIH'. Presentado por el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el doctor José Antonio Pérez Molina, el simposio ha incluído las novedades en investigación de la empresa, pero también un recorrido por los hitos que han logrado en el VIH y las colaboraciones que ha tenido en GeSIDA a los largo de los años.

"BMS ha estado presente en la lucha contra el VIH desde el principio. De hecho, la compañía desarrolló el segundo fármaco eficaz para el tratamiento del VIH, didanosina ('Videx'), que en los años 90 fue toda una revolución", ha contado el doctor Moreno.

Entre los hitos conseguidos por BMS que se han repasado en esta jornada, está la comercialización de esvudina ('Zerit'), que "vino a llenar una laguna extraordinaria, la de la administración del fármaco, ya que era el primer comprimido fácil de tomar y con unos resultados clínicos muy buenos", ha asegurado el doctor Moreno. Posteriormente, BMS lanzó atazanavir ('Reyataz') y efavirenz ('Sustiva'), dos fármacos para el tratamiento del VIH que han marcado la historia del tratamiento de esta enfermedad.

Otras muestras del compromiso constante de la compañía en VIH, son los programas impulsados por BMS, como el 'Programa SHE', que desde 2010 ha apoyado a las mujeres con VIH para que puedan mejorar su calidad de vida; o el 'Partnering for Cure', en pro de la formación y el apoyo a la investigación. Además lleva a cabo los programas 'Secure the Future and Delivering Hope', cuyo objetivo es apoyar a las personas que viven con VIH en África y con hepatitis en Asia, a través de numerosas iniciativas y proyectos de colaboración con las comunidades.

Para leer más