28 de junio de 2012

Los farmacéuticos temen que el domingo se produzcan "incidencias" con el nuevo modelo de aportación

Afirman que tendrán que "dar la cara" ante los clientes e intentar responder a aspectos a los que no tienen "información suficiente"

Los farmacéuticos temen que el domingo se produzcan "incidencias" con el nuevo modelo de aportación
EUROPA PRESS

PALMA DE MALLORCA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Baleares, Antonio Real, teme que el próximo domingo se produzcan "incidencias" con la entrada en vigor del nuevo modelo de aportación farmacéutica, según el nivel de renta de cada usuario y, en esta línea, ha criticado que no ha habido un periodo de pruebas para poder saber resolver los problemas que se produzcan.

En declaraciones a Europa Press, Real ha considerado que el Gobierno "se ha precipitado" aplicando el nuevo modelo, que supondrá aplicar diferentes porcentajes de pago de los medicamentos añadiendo el nivel de renta como nuevo criterio.

Para Real, lo ideal hubiera sido que la modificación del actual modelo de aportación farmacéutica entrara en vigor en octubre, tras un mes de pruebas en septiembre, de cara a "detectar posibles incidencias" que se darán este domingo, dado que se han tenido que cambiar los sistemas informáticos y la información al usuario.

De esta manera, ha afirmado que tendrán que ser los farmacéuticos quienes tengan que "dar la cara" ante los clientes e intentar responder a aspectos, a pesar de no tener la "información suficiente", por lo que "tendremos que enfrentarnos al usuario y se pueden producir situaciones no muy agradables".

En esta línea, ha recordado que el Ministerio de Sanidad ha facilitado a cada Comunidad Autónoma el porcentaje de aportación farmacéutica de cada usuario, obtenido con los datos aportados por el Instituto Nacional de la Seguridad Social y la Agencia Tributaria correspondientes a la declaración del IRPF de 2010.

"La situación económica ha cambiado desde el 2010 y muchas personas podrían verse afectadas por el tipo de renta, porque este año, en muchos casos seguro que es mucho peor", ha señalado, al tiempo que ha indicado que "la gente no sabe el porcentaje que tiene que abonar" por los fármacos.

Real ha informado de que en las últimas semanas, el Colegio Oficial de Farmacéuticos ha mantenido reuniones con el Ib-Salut y con las empresas informáticas para intentar adaptarse a los nuevos cambios, con el fin de que "todo salga bien".

No obstante, ha avisado de que debido a los numerosos cambios que se han introducido en el sistema, el servidor de prescripción de medicamentos "se podría caer" el próximo domingo y, en este sentido, ha insistido en que siempre que haya un cambio que afecte a la receta electrónica, "debería haber un tiempo de prueba de los programas informáticos".

"Tenemos miedo de que el sistema se ralentice mucho y que los proveedores de software no hayan hecho todas las adaptaciones, aunque en un principio, las han hecho", ha concluido Real, quien ha anunciado que esta tarde, se celebrará una reunión en el Colegio para explicar el nuevo sistema a los farmacéuticos.

NUEVO SISTEMA

Con el nuevo sistema, quedan eximidos de pagar los medicamentos recetados los usuarios que perciban rentas de integración social o pensiones no contributivas, los que estén en la situación de paro de larga duración, los que sigan un tratamiento derivado de un accidente de trabajo o de una enfermedad profesional y los que estén afectados por un síndrome tóxico o por una discapacidad.

Concretamente, las rentas más altas son las que aportarán más, de manera que los usuarios activos con una renta igual o superior a 100.000 euros anuales pasarán a pagar el 60 por ciento del coste de los medicamentos (hasta ahora pagaban el 40 por ciento); los que tengan una renta entre 18.000 y 100.000 euros pagarán el 50 por ciento y los que la tengan inferior a 18.000 euros continuarán pagando el 40 por ciento.

Con respecto a los usuarios que sean pensionistas, los que tengan una renta inferior a 18.000 euros anuales asumirán el 10 por ciento del coste de los fármacos, pero con un límite máximo de 8 euros al mes; los que cobren entre 18.000 y 100.000 euros asumirán el 10 por ciento, pero con un máximo de 18 euros al mes, y los que tengan una renta superior a 100.000 euros se tendrán que hacer cargo del 60 por ciento, con un máximo de 60 euros al mes.

En el caso de los pensionistas que hayan abonado una cantidad superior al límite establecido para su nivel de renta, en un plazo máximo de seis meses el Servicio de Salud los reembolsará automáticamente la cuantía que exceda de este límite.

Si la prescripción de los medicamentos se ha hecho con el sistema de receta electrónica, el reembolso se efectuará por medio de una transferencia bancaria a la cuenta donde se cobra la pensión de jubilación.

En el supuesto de que se prescriban los fármacos por la vía de recetas rellenadas manualmente, hará falta solicitar el reembolso personalmente al Servicio de Salud.

A partir del lunes, 2 de julio, los usuarios podrán consultar qué aportación los atañe accediendo al portal del Servicio de Salud (www.ibsalut.es) e introduciendo el número de la tarjeta sanitaria y la fecha de nacimiento, o bien por medio de un certificado electrónico.

También podrán solicitar esta información llamando al teléfono de cita previa (902 079 079) del lunes al sábado, de 07.00 a 21.00 horas. En caso de que un usuario detecte alguna inexactitud en los datos del nivel de aportación, podrá dirigirse a su centro de salud para notificarlo.