27 de junio de 2014

Asocian la 'Aspirina' a menor el riesgo de cáncer de páncreas

Asocian la 'Aspirina' a menor el riesgo de cáncer de páncreas
WIKIMEDIA/SAULIGNO/CCBY-SA 3.0

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Cuanto más tiempo tome una persona 'Aspirina' en dosis bajas, menor será su riesgo de desarrollar cáncer de páncreas, según concluye un estudio publicado en 'Cancer Epidemiology, Biomarkers and Prevention', una revista de la Asociación Americana de Investigación del Cáncer.

   "Hemos encontrado que el uso de dosis bajas de 'Aspirina' se asocia con una reducción a la mitad del riesgo de cáncer de páncreas, con algunas pruebas de cuanto más se toma la dosis baja de 'Aspirina', más bajo es el riesgo", afirma Harvey A. Risch, profesor en el Departamento de Epidemiología de Enfermedades Crónicas de la Escuela de Salud Pública de Yale, en New Haven, Connecticut, Estados Unidos.

   "Como aproximadamente uno de cada 60 adultos se enferman de cáncer de páncreas y la tasa de supervivencia a cinco años es inferior al 5 por ciento, es crucial encontrar maneras de prevenir esta enfermedad", subraya este investigador.

   Los hombres y las mujeres que tomaron 'Aspirina' en dosis bajas regularmente tenían un 48 por ciento menos de riesgo de desarrollar cáncer de páncreas. Esta protección frente al cáncer de páncreas varió desde una disminución del 39 por ciento en el riesgo para los que tomaron 'Aspirina' a dosis bajas durante seis años o menos hasta una reducción del 60 por ciento en el riesgo para los que lo hicieron durante más de diez años.

"Estudios anteriores sobre el uso de la aspirina han quedado empañados por el uso de [altas dosis o dosis regular] de aspirina para aliviar el dolor de las condiciones que padecían y que podrían estar relacionadas con el riesgo de cáncer de páncreas. Sólo recientemente las personas han estado empleando 'Aspirina' en dosis bajas durante tiempos suficientemente largos [para prevenir la enfermedad cardiovascular] cuyo uso podría influir en el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas", explica Risch.

"Parece que hay suficientes pruebas de que las personas que están considerando tomar 'Aspirina' para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular pueden sentirse seguros de que su uso también podría disminuir su riesgo de cáncer de páncreas y, con toda seguridad, no lo elevará", insiste.

   Los sujetos de este estudio fueron reclutados de 30 hospitales generales en Connecticut entre 2005 y 2009, siendo un total de 362 pacientes con cáncer de páncreas y 690 controles. Se les entrevistó en persona para determinar el momento en que comenzaron a tomar 'Aspirina', el número de años que llevaban tomándola, el tipo de dosis de 'Aspirina' que usaban (baja frente a regular) y cuándo dejaron de tomarla, entre otras cosas.

Se tuvieron en cuenta factores de confusión, como el índice de masa corporal, los antecedentes de tabaquismo y los antecedentes de diabetes. De los participantes en el estudio, 57 por ciento eran hombres, alrededor del 92 por ciento eran blancos no hispanos, el 49 por ciento eran ex o actuales fumadores y el 19 por ciento habían sido diagnosticados con diabetes durante los tres años anteriores a este estudio.

Una dosis de 75 a 325 mg de 'Aspirina' por día fue considerada como baja (generalmente se toma para la prevención de enfermedades cardiacas) y una dosis más alta que, por lo general se toma cada cuatro a seis horas, fue considerada como las dosis regulares para contrarrestar el dolor o con fines antiinflamatorios. De los participantes, el 96 por ciento de los de bajas dosis y el 92 por ciento de de dosis regulares tomaban 'Aspirina' a diario.

   Mientras más temprano comenzó una persona a tomar 'Aspirina' en bajas dosis regularmente, mayor fue la reducción del riesgo de cáncer de páncreas, desde el 48 por ciento en quienes empezaron el tratamiento tres años antes del estudio y el 60 por ciento en aquellos que comenzaron a tomarlo 20 años antes del estudio. Por otra parte, la suspensión del uso de 'Aspirina' durante los dos años anteriores al estudio se asoció con un aumento de tres veces el riesgo de cáncer de páncreas en comparación con el uso continuado.

"Las personas que están desarrollando cáncer de páncreas tienen diversos cambios fisiológicos, incluyendo trastornos del gusto, que comienzan a producirse dos o tres años antes del diagnóstico de cáncer de páncreas. Estos individuos son más propensos a dejar de usar 'Aspirina', por lo que puede ser difícil separar los diversos aspectos de los patrones de uso de la 'Aspirina' y el riesgo de cáncer de páncreas", señala Risch.

"El uso de 'Aspirina' tiene sus propios riesgos potenciales, por lo tanto, se deben evaluar los riesgos y beneficios de cada persona sobre la base de las características personales y las consideraciones", agrega Risch. "Para el pequeño subgrupo de personas con fuertes antecedentes familiares de cáncer de páncreas o en los que se ha diagnosticado de otra manera que tienen un aumento sustancial del riesgo de cáncer de páncreas, el uso de 'Aspirina' podría ser parte de un régimen diseñado para reducir su riesgo", concluye.

Para leer más