5 de octubre de 2015

Asocian el uso de corticosteroides inhalados en la infancia con retraso en el crecimiento

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los bebés a los que se les ha dado medicamentos para el asma durante los primeros dos años de vida son susceptibles de ser más pequeños en la edad adulta, según un estudio que se presenta en la 54 Reunión Anual de la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica, que se celebra hasta el 3 de octubre en Barcelona. Los resultados destacan la importancia del uso adecuado de estos fármacos en los niños.

Con frecuencia, se emplean corticosteroides inhalados (ICS, por sus siglas en inglés) --medicamentos utilizados para tratar enfermedades como el asma-- en lactantes con sibilancias recurrentes. Sin embargo, estos fármacos pueden tener efectos nocivos, por ejemplo, una reducción de la tasa de crecimiento en el desarrollo y una altura más baja en la edad adulta.

En este estudio, investigadores del Hospital de la Universidad de Kuopio y la Universidad del Este de Finlandia analizaron información de la altura, el peso y la ingesta de medicación para el asma en 12.482 niños finlandeses de entre 0 y 24 meses. Los científicos vieron que los niños que tomaron corticosteroides inhalados durante los primeros dos años de vida eran demasiado bajos para su edad, un resultado que fue más evidente en aquellos a los que se dio el medicamento budesonida para el asma durante más de seis meses.

Muchos factores que alteran el desarrollo en los niños, como las enfermedades crónicas y el uso a largo plazo de corticosteroides orales, pueden provocar una altura más baja de lo normal en la edad adulta. "Anteriormente, se había observado el impacto de los corticosteroides sobre el crecimiento en los niños mayores y se pensaba que alteraba el crecimiento sólo temporalmente", señala el investigador principal, Antti Saari.

"Sin embargo, prácticamente se carece de estudios sobre el uso de corticosteroides inhalados en los bebés. Nuestra investigación muestra un vínculo entre el tratamiento a largo plazo de ICS durante la infancia y retraso en el crecimiento en o después de la edad de 2 años en niños sanos", agrega.

El equipo se centrará próximamente en evaluar el impacto de los corticosteroides inhalados sobre el crecimiento en los niños mayores y observarlos durante periodos de tiempo más largos. "Sólo pudimos evaluar el impacto de los corticosteroides inhalados sobre el crecimiento en la infancia hasta entre los 2 y 3 años de edad. El impacto longitudinal de estos medicamentos no está claro, por lo que nos gustaría investigarlo más a fondo", concluye Saari.