17 de abril de 2019

Arsinotricina, el nuevo fármaco de amplio espectro desarrollado con arsénico

Arsinotricina, el nuevo fármaco de amplio espectro desarrollado con arsénico
NATIONAL INSTITUTES OF HEALTH - ARCHIVO

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los investigadores del Colegio de Medicina Herbert Wertheim de la Universidad Internacional de Florida (EE.UU) han desarrollado un nuevo antibiótico natural, llamado arsinotricina (AST), de amplio espectro que contiene arsénico.

Se trata de un fármaco natural, elaborado a raíz de las bacterias del suelo, de amplio espectro, ya que resulta eficaz contra muchos tipos de bacterias. Además, según ha destacado Barry P. Rosen, co-autor del estudio, "es el primer y único antibiótico natural que contiene arsénico".

A pesar de su contenido de arsénico, un elemento reconocido como tóxico, los investigadores han asegurado que han probado esta cualidad de la sustancia en las células sanguíneas y han observado que no las mata las células, por lo que aseguran, se trata de un procedimiento seguro.

Aproximadamente 2 millones de personas al año en EE.UU se encuentran afectadas por enfermedades desarrolladas por bacterias farmacorresistentes y 23.000 pierden la vida. Frente a esta situación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea y la salmonelosis son cada vez más difíciles de tratar, ya que los fármacos utilizados se han vuelto menos efectivos.

"Nos estamos quedando sin herramientas para combatir estas enfermedades. Necesitamos un nuevo antibiótico potente para resolver este problema", ha destacado Masafumi Yoshinaga, co-autor del estudio, quien ha añadido que este nuevo compuesto puede ser una potente herramienta.

En este sentido, el grupo de científicos ha probado el antibiótico contra bacterias como Escherichia Coli, la cual puede causar infecciones intestinales graves, y Enterobacter Cloacae, un germen resistente a los carbapenem que causa infecciones en las unidades de cuidados neonatales e intensivos. Asimismo, esta sustancia se aplicó contra Mycobacterium Bovis, causante de la tuberculosis en el ganado vacuno, lo que pone de relieve su posible aplicación para el tratamiento de esta patología en humanos.

Este estudio, publicado en la revista 'Nature', ha sido el resultado de una colaboración entre diversos miembros del Departamento de Biología Celular y Farmacología y el Instituto de Ciencias Agroambientales NARO de Japón, quienes tratarán de patentar su descubrimiento y desarrollo mediante el trabajo con la industria farmacéutica.