Almirall y el Hospital Ramón y Cajal refuerzan el manejo de los síntomas de la esclerosis múltiple

11 de diciembre de 2018

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Almirall ha iniciado un proyecto de colaboración con la Unidad de Esclerosis Múltiple del Hospital Universitario Ramón y Cajal y la Escuela Madrileña de Salud dirigido a pacientes diagnosticados de esclerosis múltiple y a sus cuidadores, con el objetivo de formarles en la detección y el manejo de los síntomas asociados a su enfermedad.

Aunque hay fármacos muy eficaces para tratar esta dolencia, muchos pacientes presentan síntomas como secuelas de los períodos inflamatorios o incluso de forma permanente, ya que su abordaje requiere de un profundo conocimiento y de un trabajo coordinado por parte de todos los profesionales implicados, así como del paciente y sus cuidadores. La formación en estos aspectos ayuda a los pacientes a la hora de entender y detectar estos síntomas y puede aportarles una serie de facilitadores para su manejo.

Por este motivo, se ha puesto en marcha el proyecto 'Talleres sobre manejo de síntomas y mejora de la calidad de vida en esclerosis múltiple', que consta de varias sesiones de 4 horas de duración cada una, impartidas por el personal sanitario a un grupo reducido de pacientes, no más de 12, y a sus cuidadores.

Cada taller se divide en una parte teórica donde se explican los síntomas más frecuentes y la gestión de expectativas respecto a su control. Después se realiza una parte práctica con ejercicios de rehabilitación diafragmática, de reeducación del movimiento, del equilibrio y de la marcha. También hay una parte de terapia ocupacional, dedicada a la educación postural, el manejo de peso y carga de las actividades domésticas y un aspecto de higiene personal.

La esclerosis múltiple es la principal causa no traumática de discapacidad en el adulto joven, afecta a cerca de 47.000 pacientes en España, de los cuales aproximadamente 6.000 viven en la Comunidad de Madrid, según datos de Almirall.

Es una enfermedad heterogénea, que puede producir una serie de síntomas neurológicos muy variables, como alteraciones sensitivas y motoras, alteraciones visuales, de coordinación, de equilibrio o de esfínteres. La fatiga, la depresión y las alteraciones de la memoria, también pueden estar presentes en un grupo importante de pacientes.