29 de septiembre de 2014

Afatinib (Boehringer Ingelheim) mejora la supervivencia en cáncer de cabeza y cuello recurrente o metastásico

MADRID, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo en fase III ha demostrado que el inhibidor de la tirosina quinasa afatinib, de Boehringer Ingelheim, mejora significativamente la supervivencia libre de progresión en pacientes con carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico comparado con metotrexato, después del fallo de la quimioterapia basada en platino.

"La mejora en la supervivencia libre de progresión se asoció con un retraso significativo del empeoramiento de los síntomas (como dolor, trastornos de la deglución y estado de salud general) frente a quimioterapia. Una mayor proporción de pacientes en el brazo de afatinib mostraron una mejoría en el dolor asociado a la enfermedad. Se trata de unos resultados importantes para pacientes en esta situación", subraya el autor del estudio doctor Jean-Pascal Machiels, oncólogo en las Clínicas Universitarias de St. Luc, en Bruselas (Bélgica).

Un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que se celebra en Madrid, ha demostrado que los pacientes que recibieron un tratamiento oral de 40 mg/día de afatinib reducían un 20 por ciento el riesgo de progresión o muerte comparado con los pacientes que recibieron metotrexato, con una mediana de supervivencia libre de progresión de 2,6 meses.

El carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico suele tener un mal pronóstico, según señala Machiels. "Se trata de un grupo de pacientes con muy mal pronóstico y de una enfermedad que no obtiene la suficiente atención de la comunidad científica, porque es un grupo de pacientes que puede presentar comorbilidades graves o, en algunos casos, problemas por el abuso del tabaco y el alcohol", destaca el experto.

Afatinib es un compuesto que bloquea de forma irreversible los receptores de la superficie celular de la familia ErbB, entre los que se incluye el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), el receptor del factor de crecimiento epidérmico humano 2 (HER2), HER3 y HER4. Alrededor del 90% de los carcinomas de células escamosas de cabeza y cuello sobreexpresan el EGFR.

En este ensayo, los investigadores quisieron comprobar si la inhibición simultánea de múltiples receptores ErbB podía mejorar la eficacia clínica de una terapia dirigida contra el EGFR. Se incluyeron 483 pacientes con carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello recurrente o metastásico cuyo cáncer había progresado a pesar de haber recibido un tratamiento de quimioterapia basada en platino. En total, 322 recibieron 40 mg/día de afatinib por vía oral y 161 40mg/m2/semana de metotrexato intravenoso.

El estudio ha cumplido su objetivo primario al mejorar afatinib significativamente la supervivencia libre de progresión frente a metotrexato. "Afatinib ha mejorado la supervivencia libre de progresión y retrasado el empeoramiento de los síntomas, y es el primer inhibidor de la tirosina quinasa que demuestra un beneficio significativo en esta enfermedad", explica Machiels.

"Estamos contentos con los resultados porque demuestran un beneficio, aunque modesto, en un ensayo muy bien diseñado y controlado", explica Machiels. La diferencia de este ensayo frente a otros llevados a cabo en el mismo contexto es que en este se incluyó a una población homogénea, de modo que, afirma, "sienta las bases del diseño que podrá ser empleado en futuros ensayos".

El ensayo no fue capaz de demostrar que afatinib mejorara la supervivencia. "Hay muchas posibles razones para explicar por qué no se demostró un beneficio de supervivencia", señala Machiels. "Aunque podría tratarse, sencillamente, de que afatinib no la mejora, lo cierto es que el 50% de los pacientes en ambos grupos recibieron posteriormente terapias que podrían haber influenciado el beneficio en la supervivencia. Así, por ejemplo, un número significativo de pacientes en el brazo de metotrexato recibieron después terapia anti-EGFR".

Estudios futuros deberán centrarse en entender qué grupos de pacientes obtienen un beneficio clínico significativo de afatinib, explican los investigadores. Se espera obtener más información molecular e hipótesis que permitan identificar a los pacientes que se benefician.