5 de octubre de 2015

Ultrasonidos contra la papada y los párpados caídos

Ultrasonidos contra la papada y los párpados caídos
GETTY//JUANMONINO

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRES) -

   Problemas estéticos como la papada, las bolsas en los párpados, las cejas caídas o la flacidez en el cuello y el escote son cada vez más motivo de consulta. Hasta ahora el tratamiento más eficaz era la cirugía, sin embargo ya existe una alternativa al bisturí, un nuevo tratamiento basado en ultrasonidos de alta intensidad que tienen un efecto comparable con el lifting quirúrgico.

   "Problemas estéticos como la papada, las bolsas en los párpados, las cejas caídas, o la flacidez en el cuello y el escote son cada vez más motivo de consulta en nuestra clínica. El tratamiento SoftLIFT Hifu nos permite tratarlos de una forma muy eficaz, sin cirugía, con resultados totalmente naturales y en una sola sesión", afirma el doctor Carlos San Martín, director y especialista en Medicina Estética de la clínica Be Meditec .

   SoftLIFT Hifu es la última tecnología basada en Ultrasonidos Multifocales Intensos aprobados por la Agencia Norteamericana del Medicamento (FDA, por sus siglas en ingles); es prácticamente indoloro (depende de la tolerancia de cada persona) y permite la reincorporación a la rutina diaria inmediatamente.

   Consigue penetrar en la capa más profunda de la piel, el SMAS o capa fibromuscular sobre la que se sustenta la piel (a la que sólo llega los 'liftings' quirúrgicos), además de a la subcutánea y a la más superficial (epidermis) sin dañarla (zonas, estas dos últimas, donde si llegan otras técnicas, como por ejemplo la radiofrecuencia).

   Además, SoftLIFT  Hifu aumenta la producción de colágeno y la síntesis de elastina, responsables de la estructura y firmeza de la piel allí donde más lo necesita, por lo que los resultados son superiores, más duraderos y más evidentes en un menor tiempo tras el tratamiento.

   "La nueva tecnología de SoftLIFT Hifu nos permite ver una imagen (parecida a la que se obtiene en cualquier ecografía) del estado intradérmico del área que vamos a tratar. Esto nos posibilita calibrar, en tiempo real, la energía ultrasónica que es necesario liberar en cada zona para que el resultado sea lo más efectivo y natural posible. Más del 40% de nuestros pacientes aprecian el 'efecto lifting' inmediatamente después de la sesión, aunque los máximos resultados van aumentando progresivamente a los 2-3 meses y el resultado final se consigue a los 6 meses de realizado el tratamiento", asegura el director de Be Meditec.

   Esta tecnología está especialmente orientado para pacientes que presentan unos niveles de flacidez y pérdida de tersura de leve a moderada, ya que es en ellos donde los resultados son mayores. También es una alternativa para todas aquellas personas que quieran rejuvenecer y tensar su rostro, pero no puedan someterse a una cirugía o a tratamientos de medicina estética con inyectables.

   No existe una edad mínima para poder realizárselo, ya que depende de la calidad de la piel de cada paciente, en la que intervienen múltiples factores (herencia genética, sobreexposición al sol, tipo de alimentación y hábito tabáquico, entre otros).