12 de febrero de 2015

¿Y si me arrepiento del tatuaje?

¿Y si me arrepiento del tatuaje?
MULA FESTIVAL/ EUROPA PRESS

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Cuando se está enamorado el corazón suele mandar sobre la razón y, por ello, muchas personas deciden tatuarse el nombre de su pareja como símbolo de amor eterno. Sin embargo, el enamoramiento no siempre dura toda la vida, por lo que son muchos los que, tras una ruptura, se ven obligados a eliminar de su piel el nombre o el dibujo que aludía a su pareja.

   Por ello, y con motivo de la celebración de San Valentín, el fundador de la Clínica Donis Muñoz y dermatólogo de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Donis Muñoz, ha ofrecido a Europa Press una serie de claves para que la eliminación del tatuaje sea lo más eficaz posible.

   Así, recomienda tatuarse con tintas negras o azules oscuro porque son más fáciles de eliminar; no realizar un dibujo muy denso, dado que a más densidad, más sesiones para borrarlo; y hacérselo en una zona que no sea excesivamente visible.

   "Ni el amor ni el tatuaje es eterno, pero dependiendo de cómo y dónde te lo hagas será más fácil quitártelo", ha recalcado Muñoz, para señalar que cada vez se está extiendo más la idea de que un tatuaje no garantiza que la pareja vaya a durar para siempre.

   En este sentido, el dermatólogo ha informado de que son las mujeres las que más suelen quitarse el nombre de su ex, lo que puede demostrar que son ellas, al ser más "impulsivas", las más se tatúan algo relacionado con su pareja.

   Asimismo, según un estudio realizado por Tatualia, el 83 por ciento de las personas que acuden a eliminarse un tatuaje tienen menos de 40 años y, entre los más solicitados, destacan los dibujos infantiles, nombres y fechas del pasado. Además, el trabajo ha mostrado que el 54 por ciento de los que se quitan su tatuaje son porque creen que es feo y ha dejado de gustarles, el 28 por ciento por motivos laborales y el 12 por ciento porque les recuerda a su pasado, siendo el desamor el principal motivo.

   "Los motivos es porque se tatuaron en un momento de la vida en la que sus circunstancias sociales o personales eran distintas; porque los resultados obtenidos no eran los deseados; y por temas laborales como, por ejemplo, querer meterse a bombero o policía nacional", ha argumentado Muñoz.

LAS TÉCNICAS DE ELIMINACIÓN DE TATUAJES SON "MUY EFICACES"

   Respecto a las técnicas de eliminación de tatuajes, el dermatólogo ha asegurado que son "muy eficaces" y logran eliminar por completo el dibujo. Ahora bien, ha avisado de que dependiendo del sistema inmune del paciente o del tratamiento que se utilice se necesitarán más o menos sesiones.

   Las zonas más difíciles de quitar un tatuaje son la espalda, el escote y los hombros, especialmente si se realizan con tinta amarilla, verde o azul. En este punto, el experto ha comentado que, si bien el rojo es una de las tintas que más fácil se eliminan, puede provocar problemas de intolerancia a lo largo de los años.

   "Lo más habitual es que quede un poco más blanca la piel pero eso desaparece con el tiempo. Esto ocurre con más frecuencia en las pieles más bronceadas porque los melanocitos pueden verse afectados y, por ende, quedar la piel más blanca, aunque si el equipo que se utiliza para eliminarlo se usa con una potencia menor no se tiene por qué dañar a los melanocitos", ha aseverado.

   Finalmente, Muñoz ha reiterado la seguridad de las actuales técnicas de eliminación de tatuajes, aunque ha destacado la necesidad de que aquellos que deseen quitarse uno se pongan en manos de expertos debido al "intrusismo" que tiene el sector.

Para leer más