27 de julio de 2015

Rejuvenecer el rostro sin bisturí

Rejuvenecer el rostro sin bisturí
GETTY/PYOTR021

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

La técnica de hilos tensores ayuda a rejuvenecer el rostro sin necesidad de bisturí, gracias a que se emplazan a nivel subdérmico para estimular la formación del colágeno y, por ende, estirar, redensificar la piel y reparar la flacidez.

El primer paso consiste en delimitar las áreas faciales a tratar y, a través de los hilos, se consigue corregir desde el descolgamiento de la mejilla o la pérdida de definición de la mandíbula, hasta la caída o flacidez incipientes del cuello.

El procedimiento, que es prácticamente indoloro, tiene una duración aproximada de unos 30 o 45 minutos, tras los cuales el paciente abandona la consulta por su propio pie. Los efectos secundarios que pueden aparecer una vez concluida la sesión son minúsculos hematomas en el lugar de inserción de los hilos.

ASPECTO NATURAL EN TRES SEMANAS

Los hilos tensores se llevan utilizando como material de sutura cardiaca desde hace décadas y no producen rechazo ni alergias al ser materiales biocompatibles y reabsorbibles.

"Actualmente, en Clínica Planas utilizamos los mini hilos de Polidioxanona como inductores de colágeno. Una vez colocados los hilos mediante una cánula, éstos se anclan en el tejido produciendo el estímulo necesario para que la propia piel del paciente produzca de forma natural el colágeno responsable de reposicionar los tejidos y aportar firmeza", especialista en Medicina Estética de Cínica Planas, Maged Haj-Younes.

Además, existe la opción de usar una técnica con hilos doblemente especulados, también de polidioxanona. Las dobles espículas que se implantan en la capa profunda de la piel permiten obtener una tracción mecánica instantánea, casi en el mismo momento de su aplicación.

"Los hilos de tracción especulados combinados con materiales de infiltración como ácido hialurónico o hidroxiapatita cálcica nos permiten conseguir un verdadero efecto de lifting sin cirugía", ha explicado Haj-Younes, para informar de que después de tres semanas de tratamiento ya se pueden apreciar los efectos y que el "punto álgido" se alcanza tras 12 semanas después de haber iniciado las sesiones.