12 de agosto de 2020

Prevenir el melasma solo se consigue con fotoprotección

Prevenir el melasma solo se consigue con fotoprotección
Melasma, pigmentación de la piel, láser en Dermatología - FLICKR / UBIQI SG - ARCHIVO

MADRID, 12 Ago. (EDIZIONES) -

Con el verano es bastante frecuente que muchas mujeres presenten melasma. Se trata de una pigmentación en la piel marronácea, principalmente en la cara, y que se produce por un aumento de la melanina y de su acumulación en la epidermis o en la dermis, o bien en ambas.

Así lo explica el doctor Ramírez Bellver, especialista de Clínica Dermatológica Internacional, y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), durante una entrevista con Infosalus, en la que recuerda que esas manchas solares suelen aparecer principalmente en la zona central de la frente, en el dorso de la nariz, en las mejillas, y en el labio blanco superior (zona del bigote).

Según indica, se trata de una afección "multifactorial", es decir, no hay una única causa que produzca esta hiperpigmentación, y entre los factores desencadenantes más conocidos apunta a la exposición a la radiación ultravioleta, al embarazo, a la toma de anticonceptivos, y a los antecedentes familiares.

Aún así, el doctor Ramírez Bellver menciona que hay personas sin antecedentes, con una aparentemente buena fotoprotección, y que no toman anticonceptivos ni están embarazadas, que desarrollan estas manchas, por lo que probablemente hay factores que todavía se desconocen.

"Además, en los últimos años se ha relacionado la aparición del melasma con la exposición a la luz azul, que es la procedente de las pantallas (televisión, ordenador, móviles, tablets)", advierte el especialista.

En concreto, el miembro de la AEDV subraya que es mucho más frecuente en mujeres en edad fértil, aunque también apunta que puede darse en algún hombre, especialmente de fototipos altos (piel morena-oscura) que lo puede padecer.

En cuanto a su prevención, el especialista de Clínica Dermatológica Internacional (Madrid) es tajante: "La mejor manera de prevenirlo es, como podéis imaginar, la fotoprotección; el resto de factores que influyen en su aparición no los podemos controlar".

¿DESAPARECE DEL TODO CON EL TRATAMIENTO?

Una vez que éste aparece, y si se decide tratar, Bellver explica que su tratamiento no siempre dependerá de la época del año en la que nos encontremos. "Esto no es siempre exactamente así y los tratamientos se pueden adaptar a cada paciente. En general, durante el verano, lo más importante es proteger la piel del Sol para evitar que el melasma se oscurezca y llegue muy pigmentado al otoño-invierno", precisa.

De hecho, señala que, en esta época, cuando ya hay menos Sol, es cuando se pueden realizar los tratamientos despigmentantes, ya sean tópicos (generalmente a base de fórmulas magistrales), usando fuentes de luz, orales o una combinación de todos ellos.

"Los tratamientos son efectivos y reducen mucho, a veces por completo, la pigmentación, pero ningún tratamiento es capaz de evitar que vuelva a aparecer", lamenta el dermatólogo.

De hecho, insiste en que durante unos años, los pacientes con melasma deben aprender a convivir con él, lo que no quiere decir que, según subraya, estos tengan que resignarse a tener la piel manchada, pero sí que deben saber que ni la genética ni el estado hormonal (que cambiará con la menopausia, mejorando o resolviéndose entonces el melasma) son modificables.

Por eso, destaca que lo más importante, una vez más, es la fotoprotección, incluso si vamos a pasar mucho tiempo delante de una pantalla recomendaría el uso de fotoprotector con filtros para la luz azul.

Otro aspecto sobre el que incide el doctor Bellver es que, como para casi todo en Medicina y en Dermatología, lo más importante es tener un diagnóstico y, a partir de ahí, plantear el tratamiento.

"No todas las manchas marrones que aparecen en la cara son melasma, ni todas las pigmentaciones se tratan igual. Lo primero es acudir a un dermatólogo para saber qué tipo de manchas tenemos y, en función de nuestras características, trabajo, vacaciones, por ejemplo, se puede planificar un tratamiento u otro. El tratamiento es escalonado (tópico, oral, fuentes de luz, entre otros), requiere de constancia, confianza y paciencia, pero los resultados, casi siempre, son buenos", asegura el especialista de Clínica Dermatológica Internacional.