19 de junio de 2019

Operar el tabique de la nariz desviado mejora la calidad de vida

Operar el tabique de la nariz desviado mejora la calidad de vida
PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La cirugía para enderezar un tabique nasal desviado, también conocido como septoplastia, mejora la calidad ya que los pacientes con un tabique torcido respiran más fácilmente después de esta intervención, según una nueva investigación publicada en 'The Lancet'.

Los efectos de este procedimiento nunca habían sido investigados sistemáticamente antes, pese a que los especialistas han debatido durante mucho tiempo sobre sus beneficios. Ahora, investigadores en el Centro Médico Universitario de Radboud, perteneciente a la Universidad de Nijmegen (Holanda), han puesto punto final a la controversia.

Si el tabique, que divide la nariz en dos mitades, está desviado, pueden presentarse varias problemas, como obstrucción nasal crónica, dificultad para respirar o ronquidos, tan comunes que la septoplastia es la operación de otorrinolaringologías realizada con mayor frecuencia en adultos, según los autores.

Sin embargo, la efectividad de este tratamiento nunca se ha investigado sistemáticamente con un grupo de control. Como resultado, los beneficios de la septoplastia se han debatido durante mucho tiempo entre los profesionales de la salud y los responsables políticos.

Los investigadores del centro médico universitario de Radboud, Machteld van Egmond, Maroeska Rovers y Niels van Heerbeek han sido los primeros en comparar los resultados de dos grupos de pacientes que siguieron diferentes estrategias de tratamiento: la septoplastia y el tratamiento no quirúrgico, es decir, la medicación o la espera vigilante.

Machteld van Egmond, investigador principal del proyecto explica ue "este procedimiento se realizó durante muchos años, pero en estudios anteriores solo se evaluaron pacientes quirúrgicos. Sin un grupo de control, nunca se sabe si una mejora observada es realmente el resultado de la intervención o debido a otros factores, como el curso natural de la condición".

Los científicos investigaron el efecto de la septoplastia en más de 200 adultos con obstrucción nasal y un tabique desviado. El estudio se realizó en dos centros médicos académicos y 16 hospitales secundarios de referencia en los Países Bajos. La mitad de los pacientes se sometieron a una septoplastia (grupo quirúrgico) y la otra mitad a un tratamiento no quirúrgico (grupo de control). Luego, los investigadores midieron los efectos de ambas estrategias de tratamiento sobre la calidad de vida de los pacientes y el flujo de aire a través de la nariz. Estas mediciones se realizaron a los 3, 6, 12 y 24 meses después del inicio del tratamiento.

La calidad de vida del grupo quirúrgico ya había mejorado a los tres meses. Experimentaron menos limitaciones en la vida diaria debido a problemas nasales. El flujo de aire nasal también aumentó después de la operación. Este efecto positivo seguía presente dos años después. Los pacientes tenían menos síntomas nasales, menos resfriados, respiraban más fácilmente y dormían mejor. Todos estos efectos fueron incluso mayores a los seis meses después de la operación y persistieron hasta el final del estudio.