31 de julio de 2014

Los nuevos 'hilos mágicos', cada vez más demandados para un 'efecto lifting' del rostro sin cirugía

Los nuevos 'hilos mágicos', cada vez más demandados para un 'efecto lifting' del rostro sin cirugía
INSTITUTNATALIARIBE.COM

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los hilos tensores, también conocidos como "hilos mágicos", son cada vez más demandados por los pacientes para producir un efecto tensado del rostro sin necesidad de intervención quirúrgica. Se trata de una de las novedades cada vez más presentes entre las técnicas de rejuvenecimiento sin cirugía.

Según explica la doctora miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV), Mayte Truchuelo, estos hilos tensores, que se usaban ya hace tiempo para producir un efecto de tensado cutáneo, han experimentado una evolución en los últimos años con la introducción de nuevas sutiras reabsorbibles que consiguen, por una parte, estimular una reacción biológica que sintetiza las fibras de colágeno y las fibras elásticas y, por otro lado, aportan un efecto mecánico.

"Las nuevas suturas reabsorbibles son las suturas con conos de ácido poliláctico (sustancia empleada desde hace aún más años en cirugía) o la polidioxanona, más reciente. Ambos son fáciles de usar y muy seguros y por ello se utilizan cada vez más, estamos presenciando un incremento en su demanda por parte de los pacientes", asegura la doctora.

Existe una clara diferencia entre los hilos de polidioxanona y las suturas de ácido poliláctico pues los primeros se implantan sin necesidad de incisiones ni de anclarse en la piel y estimulan la producción de colágeno formando una malla de soporte de los tejidos y aportando una tracción que disminuye la flacidez. Además la fibrosis que proporciona este tipo de hilo genera un efecto un efecto 'lifting'.

Por su parte, los hilos de ácido poliláctico requieren de la realización de una pequeña incisión en la piel y los conos ejercen un anclaje en la dermis a la vez que estimulan la síntesis de fibras colágenas. Sin embargo, los resultados de ambos hilos son similares y tienen una media de duración de entre los 12 y los 18 meses.

La doctora Mayte Truchuelo recuerda que "cuando buscamos un rejuvenecimiento haremos una valoración tridimensional y muchas veces el tensado con hilos lo combinaremos con otras técnicas estéticas como puede ser el láser para mejorar alteraciones en pigmentación, rugosidad o luminosidad facial; ácido hialurónico para combatir arrugas estáticas o pérdidas de volumen, factores plaquetarios para hidratar la piel o toxina botulínica para combatir arrugas dinámicas. Generalmente son estos tratamientos globales los que consiguen las mayores satisfacciones por parte de las pacientes".

Este tipo de hilos también se ha utilizado en otras zonas del cuerpo como en el abdomen o en la mama. Sin embargo la doctora Truchuelo asegura que "donde se consiguen efectos realmente visibles es en el rostro, y más limitado en corporal".

Para leer más