¿Qué es la mordida cruzada? Tipos y tratamiento

¿Qué es la mordida cruzada? Tipos y tratamiento
28 de noviembre de 2018 PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

La forma de morder y cómo quedan colocados los dientes al cerar la mandíbula es un factor importante que, de no realizarse correctamente, puede derivar en problemas más graves de tipo esquelético y muscular.

La mordida cruzada es una de las patologías más frecuentes en este contexto. El Consejo de Dentistas explica que se trata de un problema que consiste en que, al morder, los dientes inferiores ocluyen por delante de los superiores. Se establece en la infancia, no puede aparecer en la época adulta, y se calcula que entre el 5 y el 27 por ciento de la población la padece.

Existen dos clasificaciones de mordida cruzada en función de la zona de la boca donde se localiza o en función de su origen, si se encuentra en el crecimiento de los dientes o de los huesos. Dentro del segundo caso puede encontrarse otra clasificación.

- Origen dentario: el maxilar y la mandíbula han crecido correctamente pero los dientes se encuentran en una posición inadecuada.

- Origen esquelético: se presenta cuando el maxilar superior es más pequeño que la mandíbula.

- Origen mixto: se dan ambos problemas.

Las causas son diversas. Se debe a factores relacionados con el crecimiento, influencias genéticas y de alimentación, pero también a hábitos como chuparse el dedo pulgar, colocar la lengua en posiciones inadecuadas o la respiración bucal.

TRATAMIENTO DE LA MORDIDA CRUZADA

- En niños. Al establecerse en la infancia, es en este período donde se debe actuar porque así puede influirse sobre el crecimiento de los huesos y dirigirlos correctamente.

"Durante la infancia, los músculos y los huesos de todo el cuerpo, incluidos los de la cara, se encuentran en desarrollo. Por lo tanto, es mucho más sencillo devolverlos a su posición correcta y favorecer un crecimiento adecuado", ha indicado la odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, Manuela Escorial.

Se trata durante uno o dos meses con un aparato llamado disyuntor, que se fija en el paladar y se va ensanchando diariamente de forma progresiva y manual con una llave. Al finalizar esta parte del tratamiento, los disyuntores se asientan en su posición óptima para que el hueso fije su posición al endurecerse.

- En adultos. Se utiliza aparatología fija. En los casos más severos, es posible que sea necesario combinar ortodoncia fija y cirugía ortognática, un procedimiento de corrección quirúrgica del maxilar y/o la mandíbula.

Una vez finalizado el crecimiento, ya no es posible tener efecto sobre los huesos. El diagnóstico debe ir encaminado a conocer el grado de mordida cruzada y las consecuencias que ha ocasionado.

La Organización Mundial de la Salud recuerda que la salud bucodental es fundamental para gozar de una buena salud y una buena calidad de vida.

Contador