2 de diciembre de 2020

El melanoma no es el único peligro de abusar de los rayos UVA: aumenta el riesgo de endometriosis

El melanoma no es el único peligro de abusar de los rayos UVA: aumenta el riesgo de endometriosis
Cabina de rayos uva - LUCKYBUSINESS / LUCKYBUSINESS - ARCHIVO

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las camas de bronceado y los baños de sol no solo aumentan las posibilidades de que una mujer desarrolle melanoma maligno, la forma más peligrosa de cáncer de piel, sino que también pueden estar relacionados con un mayor riesgo de desarrollar endometriosis, según una nueva investigación publicada en la revista 'Human Reproduction'.

Un estudio de más de 116.000 mujeres de Estados Unidos ha descubierto que el riesgo de endometriosis aumenta en mujeres jóvenes cuanto más utilizan camas de bronceado, se queman con el sol o usan protector solar durante su adolescencia y edad adulta.

Sin embargo, el estudio también encontró que las mujeres que vivían en partes del país con altos niveles de luz ultravioleta durante todo el año, como el sur de Estados Unidos, tenían menos probabilidades de ser diagnosticadas con esta patología dolorosa, en la que tejido similar al revestimiento del útero comienza a crecer en otros lugares como los ovarios y las trompas de Falopio.

La profesora Leslie Farland, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Arizona, quien dirigió la investigación, señala que "investigaciones anteriores sobre las consecuencias para la salud a largo plazo de la endometriosis han sugerido que las mujeres con endometriosis tienen un mayor riesgo de melanoma".

"Si bien se desconocen los mecanismos exactos que subyacen a la asociación entre la endometriosis y el melanoma, varios estudios han descubierto un mayor riesgo de endometriosis en mujeres sensibles a la luz del sol, que no se broncean fácilmente y que tienen el pelo rojo, los ojos claros, pecas o un elevado número de lunares --prosigue--. Estas asociaciones pueden reflejar un trasfondo genético común entre la endometriosis y el melanoma, o una asociación subyacente entre la exposición al sol y el riesgo de endometriosis".

La profesora Farland y sus colegas de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan y el Instituto Nacional Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM), Universidad Paris-Saclay, Villejuif (Francia), estudió a 116.429 mujeres que se unieron al Estudio II de Salud de las Enfermeras de EE. UU. en 1989 cuando tenían entre 25 y 42 años.

Cada dos años, hasta junio de 2015, los participantes completaron cuestionarios que preguntaban sobre su historial médico y su exposición a factores de riesgo para varias enfermedades crónicas. Cuando se unieron al estudio en 1989, se preguntó a los participantes sobre su tendencia a las quemaduras solares, la cantidad de lunares en sus piernas y la cantidad de quemaduras solares graves entre las edades de 15 y 20 años.

A partir de 1993, también se preguntó a los participantes si tenían endometriosis, diagnosticada por laparoscopia, que es el estándar de oro para diagnosticar correctamente la afección. Las direcciones de sus casas se actualizaron cada dos años y se vincularon con datos sobre la luz ambiental ultravioleta A y ultravioleta B anual para el área.

Entre las 95.080 mujeres incluidas en los análisis, hubo 4.791 casos de endometriosis diagnosticados con laparoscopia durante el período de seguimiento.

Después de ajustar sus análisis para tener en cuenta los factores que podrían afectar los resultados, los investigadores encontraron que, en comparación con las mujeres que nunca usaron camas solares, las que las usaron seis o más veces al año cuando eran adolescentes y adultos jóvenes tuvieron un aumento del 19% de riesgo de endometriosis. Si los usaban seis o más veces al año entre las edades de 25 a 35, tenían un riesgo 24% mayor, y si usaban camas solares tres o más veces al año durante ambos períodos de sus vidas, tenían un 30% mayor riesgo de endometriosis.

Esto significa que alrededor de cinco mujeres de cada 100 podrían desarrollar endometriosis durante un período de seguimiento promedio de casi 14 años por persona si nunca hubieran usado camas de bronceado cuando eran adolescentes, adultos jóvenes o entre las edades de 25-35, pero casi siete mujeres de cada 100 lo desarrollarían si usaran camas solares más de tres veces al año.

Un historial de cinco o más quemaduras solares entre las edades de 15 a 20 años se asoció con un 12% más de riesgo de endometriosis en comparación con las mujeres que nunca se habían quemado por el sol. En comparación con quienes nunca usaron protector solar, que los investigadores usaron como indicador del tiempo que pasaban tomando el sol o participando en otras actividades recreativas al aire libre, quienes lo usaban todo el tiempo tenían un 10% más de riesgo de endometriosis.

El riesgo absoluto de desarrollar endometriosis entre las mujeres que se quemaron al sol cinco o más veces al año entre las edades de 15 a 20 era demasiado pequeño para mostrar una diferencia entre los dos grupos.

Las mujeres que vivían en las partes más soleadas del país al nacer, a los 15 años y a los 30, tenían un 19%, 21% y 10% menos de riesgo de endometriosis, respectivamente, en comparación con las mujeres que vivían en partes del país con menor cantidad de luz solar anual.

Esto significa que cuatro mujeres de cada 100 podrían desarrollar endometriosis si vivieran en partes del país con los niveles más altos de radiación ultravioleta a la edad de 15 años en comparación con casi seis de cada 100 si vivieran en partes del país con los niveles más bajos de radiación ultravioleta.

La profesora Stacey Missmer, de la Facultad de Medicina Humana de la Universidad Estatal de Michigan y la Facultad de Salud Pública TH Chan de Harvard y coautora principal del estudio, señala: "Sabemos muy poco sobre las formas de modificar el comportamiento para reducir el riesgo de desarrollar endometriosis. Aún hay mucho que no entendemos sobre la relación entre la exposición al sol recreativa y residencial y el riesgo de endometriosis. Sin embargo, nuestros hallazgos sugieren que evitar la exposición excesiva al sol recreativo y las camas de bronceado puede reducir el riesgo de endometriosis".

Se estima que la endometriosis afecta a alrededor del 10% de las mujeres. Este es el primer estudio prospectivo de la asociación entre la exposición al sol y la endometriosis, y los investigadores dicen que sus hallazgos deben investigarse más en otros entornos y con otros grupos de mujeres.

"Durante los últimos 30 años, se ha diagnosticado cáncer de piel a más personas que todos los demás cánceres combinados --recuerda el profesor Farland--. Desde una perspectiva de salud pública, ya sabemos que las mujeres deben evitar las camas de bronceado para reducir su riesgo de melanoma".

"Este estudio refuerza el consejo de evitar el uso de camas de bronceado y sugiere que puede haber un beneficio adicional al reducir el riesgo de endometriosis --prosigue--. Las mujeres deberían seguir los consejos de salud de no usar nunca camas solares, para evitar quemaduras solares y para proteger su piel de la exposición al sol cubriéndose, buscando la sombra y usando un protector solar UVA / UVB de amplio espectro".

Los mecanismos entre la exposición al sol y las camas de bronceado y el riesgo de endometriosis no están claros y, como el estudio es observacional, no puede demostrar que estas exposiciones causen un mayor riesgo de endometriosis.

Los autores señalan que la exposición de alta intensidad a los rayos UV se asocia con daño al ADN, daño celular, inflamación y riesgo de melanoma, y que las camas de bronceado, en particular, emiten predominantemente luz UVA, que se ha asociado con un mayor riesgo de daño celular y respuestas inmunes debilitadas. Todos ello se han relacionado con el riesgo de endometriosis.

Por el contrario, si las mujeres viven en lugares más soleados del mundo, están expuestas a más luz UVB, lo que provoca la producción de vitamina D en la piel y se ha demostrado que la vitamina D suprime la inflamación y aumenta la inmunidad.

Para leer más