27 de diciembre de 2018

Qué evitar y qué hacer para proteger la salud de los pies en invierno

Qué evitar y qué hacer para proteger la salud de los pies en invierno
PIXABAY / GOUMBIK

MADRID, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

La llegada del invierno ya es un hecho y las olas de frío están próximas. Las bajas temperaturas pueden provocar grandes estragos en el cuerpo y no proteger correctamente los pies puede provocar daños que afecten a otras partes del cuerpo y a la salud en general.

La Comunidad de Madrid, en su portal de servicios dedicado al frío y la salud, especifica que los grupos poblacionales más afectados por el frío son los mayores, los enfermos crónicos y los niños. Explica, además, que el frío intenso agrava las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, la sintomatología de las enfermedades reumáticas y favorece los resfriados, las infecciones bronquiales y la gripe.

Del mismo modo, el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad de Madrid (COPOMA) ha recordado que, en el caso de los pies, los niños y las personas mayores también son más sensibles al frío, y han hecho extensible el aviso a practicantes de deporte y diabéticos.

COPOMA apunta que, para proteger la salud de los pies en invierno, debe evitarse pasar mucho tiempo con ellos inmovilizadeos o los cambios bruscos de temperatura.

- Pasar mucho tiempo con los pies inmovilizados.

En el caso de que sea inevitable, se recomienda masajearlos periódicamente y realizar ejercicios específicos que ayuden a activar la circulación.

- Cambios bruscos de temperatura.

Cuando se llega de la calle con los pies muy fríos, no deben acercarse directamente a fuertes fuentes de calor, como podrían ser estufas o bolsas de agua caliente pues se puede potenciar la aparición de sabañones debido a los bruscos cambios de temperatura.

- Malas prácticas deportivas.

Es muy importante prestar especial atención a la forma de andar y correr porque, con las bajas temperaturas, se intensifica la facilidad de lesionarse o sufrir algún tipo de alteración biomecánica.

- El consumo de ciertos productos.

El alcohol contribuye a la deshidratación de la epidermis y, en consecuencia, también aumenta el riesgo de aparición de sabañones. El tabaco, por su parte, dificulta la circulación por la nicotina.

Pero además existen otros productos de los que no es conveniente abusar, especialmente si se padece alguna anomalía: los lácteos aumentan la sensación de frío, igual que la cafeína, porque comprime los vasos sanguíneos.

En cambio, para cuidarse del frío, COPOMA recomienda calcetines de fibras o calzado adecuado.

- Utilizar calcetines de fibras naturales, preferiblemente de algodón, ayudará a que los pies traspiren.

- Utilizar un calzado adecuado, que sea de la talla correcta y no apriete para no dificultar la circulación. Además, es preferible que también sea de materiales naturales, transpirable y con la suela antideslizante.

- Prestar especial atención al secado de los pies después de su lavado y a su posterior hidratación con cremas, lo que puede aprovecharse para masajearlos y, en consecuencia, estimular la circulación.

- Incrementar el consumo de agua y de ciertos alimentos. Una buena hidratación evitará que los pies se enfríen y productos como la cayena, la canela o la pimienta, además de algunas vitaminas como E, K y C también pueden potenciar una circulación favorable.

- Con la llegada de la navidad y el aumento de utilización de zapatos de fiesta es recomendable utilizar botines que protejan correctamente del frío. Además, en el caso de que se utilicen zapatos de tacón, deberemos intentar que estos sean lo más anchos posible, para una mayor estabilidad que nos ayude a evitar resbalones y caídas.

Por último, COPOMA ha aludido a considerar que, en el caso de que la sensación de frío se mantenga, podría indicar que existe algún tipo de patología, por lo que sería conveniente acudir a la consulta de Podología para que un experto ejecute un diagnóstico personalizado de la situación.