4 de junio de 2014

El envejecimiento facial debe abordarse a los 40 años para evitar tratamientos agresivos más adelante

El envejecimiento facial debe abordarse a los 40 años para evitar tratamientos agresivos más adelante
MIRA+CUETO

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El proceso de envejecimiento facial debe abordarse de forma precoz, cuando la paciente llega a los 40 años, ya que los expertos consideran que así será más fácil conseguir unos resultados óptimos y evitar tratamientos más agresivos años más tarde, cuando las arrugas de la cara se multiplican y se hacen cada vez más profundas.

Así lo han destacado los expertos participantes en la Jornada de Información en Cirugía, Medicina Estética y Tricología que se ha celebrado este miércoles en la Clínica La Luz de Madrid, coordinada por el doctor Javier Mato Ansorena.

Este experto ha recordado que en este campo se están produciendo cambios importantes porque antes "todo se solucionaba con el 'lifting'", lo que provocaba un efecto de "cara aplastada" que ahora se está superando gracias a la combinación de esta técnica quirúrgica con la creación de volúmenes y la elevación de los tejidos profundos de la cara, "todo ello en el marco de un abordaje cada vez más temprano".

De hecho, para este experto el momento ideal para empezar a actuar es cuando la paciente llega a los 38-40 años, ya que s cuando el óvalo de la cara "empieza a perder forma".

"Si actuamos entonces, mediante una sencilla intervención ambulatoria de hora y media, conseguimos unos muy buenos resultados que nos permiten, diez años después, abordar el envejecimiento facial a través de un tratamiento mucho menos agresivo y que, sin embargo, permite a la persona mantener una expresión mucho más natural. Si empezamos de cero a los 50 años y las arrugas son profundas el asunto tiene ya difícil solución", ha aseverado.

En el caso de los pacientes varones, que suelen ser minoría en esta disciplina (en torno a un 10-15% de los casos), la situación es diferente, ya que la barba permite reafirmar más los tejidos y por consiguiente tienen menores niveles de flacidez facial.

Con el fin de lograr reponer el volumen perdido, los especialistas recurren al 'botox' y a los microtransferencia de grasa de la cara y otras zonas del cuerpo, si bien se trata de técnicas que requieren ser llevadas a cabo por especialistas con la pericia suficiente ya que pueden causar rechazo y efectos indeseados.

Asimismo, este especialista cree que médico y paciente deben coincidir en los resultados para evitar consecuencias indeseadas como el temido efecto 'pillow face' o cara de almohada, tan frecuente en algunas celebridades que han abusado de esta sustancia para mantener una apariencia joven más allá de lo razonable. "El exceso de 'botox' nos puede quitar la expresión y la naturalidad, por eso es importante no abusar", insiste.

En cuanto a la microtransferencia de grasa, el doctor Mato considera que abre un horizonte lleno de posibilidades, tal como están poniendo de relieve los últimos estudios. Uno de ellos, ha explicado Mato, es el reciente descubrimiento de que pequeños depósitos de grasa en la cara ha mejorado las posibilidades de restaurar el volumen facial y rejuvenecer la cara actuando al mismo tiempo sobre el sistema músculo-aponeurótico (músculos profundos faciales profundos).

FRENTE A LA ALOPECIA, LO MÁS EFICAZ SON LOS MICROINJERTOS

Otro de los aspectos abordados en la jornada ha sido el tratamiento de la alopecia androgenética, que se caracteriza por la pérdida de cabello en la zona frontal y temporal del cráneo, así como en zonas del vértice y la corona y frente a la que este experto considera que no hay terapia más eficaz actualmente que el trasplante capilar.

"Hay medicamentos que funcionan, como finasteride y minoxidil, pero a la larga en caso de alopecia androgenética se va a caer el pelo y el único tratamiento que consigue resultados a largo plazo es el trasplante capilar, ya sea de tiras de pelo o mediante microinjertos", ha destacado.

Este problema es más frecuente en varones (afecta al 50 por ciento de los mayores de 40 años) pero las mujeres también pierden pelo (se estima que un 40% lo sufre a lo largo de su vida), pero el proceso ocurre de forma más gradual y por lo general se caracteriza por una miniaturización del cabello que se manifiesta de forma difusa por toda la cabeza (alopecia de patrón difuso).

En estos casos, este experto insiste en que deben ser cuidadosamente estudiados por un especialista "de sólida experiencia", sobre todo "para que no sean incorrectamente tratadas con cirugía, cirugía que sin embargo puede tener los mismos beneficios que en el hombre en las mujeres adecuadas".

Para leer más