25 de diciembre de 2015

Desmontando los mitos del acné

Desmontando los mitos del acné
GETTY//JWILLISPHOTOGRAPHY

   MADRID, 25 Dic. (INFOSALUS) -

   El acné no es solo un problema de los adolescentes. Aunque esta afección está presente en un cuarto de los jóvenes de entre 19 y 24 años, cada día es más frecuente entre la población adulta. De hecho, una de cada tres las mujeres mayores de 25 años padece acné.

   A la hora de tratarlo es importante acudir a un experto que pueda recomendar los productos más adecuados atendiendo al tipo de piel. Además, es necesario ser insistente en el tratamiento y adoptar una rutina diaria y completa de limpieza, hidratación y tratamiento.

   "La higiene es la clave y el primer paso para que, posteriormente, el tratamiento funcione. El ritual de limpieza es esencial y es tan importante como el producto utilizado para el tratamiento", nos explica Pilar Pérez, experta en dermocosmética de los Laboratorios Uriage y profesora de UNIR, ha explicado las últimas novedades en tratamientos dermocosméticos para buscar soluciones definitivas contra el acné.

   Al ser una patología tan frecuente en la sociedad, se han extendido diferentes mitos y leyendas que circulan sobre su desarrollo y tratamiento. Para esclarecer cuáles son ciertos y cuáles son falsos, Laboratorios Uriage nos saca de dudas:

1. La alimentación influye en la aparición de acné.

   FALSO. No hay estudios concluyentes sobre si ciertos alimentos influyen directamente. Es el nivel de glucemia de nuestro cuerpo, determinada por la combinación alimentos, la que puede causar más incidencia.

   2. El chocolate, enemigo del acné.

   FALSO. El cacao en sí no predispone a una mayor aparición del acné, sino el exceso de grasa que pueden incorporar los lácteos. Así, tomar chocolate más puro además de sano es beneficios para nuestra piel.

   3. El acné desaparece solo.

   FALSO. Si bien es cierto que con el tiempo puede mejorar, lo recomendable es tratarlo de manera adecuada y constante.

   4. Los cambios hormonales favorecen su aparición.

   VERDADERO. Estas alteraciones pueden propiciar una mayor producción de hormonas androgénicas que provoca una mayor segregación de sebo.

   5. El estrés y la ansiedad propician su formación.

   VERDADERO. Ambas actúan sobre las hormonas androgénicas favoreciendo la generación de grasa y determina la inflamación en las glándulas sebáceas, que empeoran la afección.

   6. El tabaco ayuda a su aparición.

   VERDADERO. Es un factor predominante ya que las características del tabaco le hacen comportarse como un promotor del mantenimiento de la enfermedad.

   7. Tomar el sol elimina el acné.

   VERDADERO. Es posible que el enrojecimiento provocado por el acné disminuya por el efecto secante del sol. Sin embargo posteriormente tiene el efecto rebote. Exponerse al sol sin la protección adecuada puede resecar e irritar la piel dejando manchas y marcas residuales.

   8. Es cosa de adolescentes.

   FALSO. Este tipo de patología es mucho más común de lo que se piensa y puede darse en los adultos e incluso en los niños.

   9. Ciertos cosméticos favorecen la formación de sebo.

   VERDADERO. La aplicación de cosméticos no adecuados puede causar la aparición de acné. Por ejemplo, aquellos muy oleosos o de tipo "pesado" pueden agravar su formación si la piel ya es de tipo graso. Para las pieles grasas se recomiendan cuidados "oil free".

   10. La mejor manera de deshacerse de los granos es reventarlos.

   FALSO. Esto consigue que los gérmenes penetren más profundamente en la piel, lo que podría provocar un enrojecimiento mayor, dolor e incluso infección.