11 de diciembre de 2014

¿Debo operar mis varices?

¿Debo operar mis varices?
GETTY/PAUL COWAN

MADRID, 11 Dic. (INFOSALUS) -

   La insuficiencia venosa crónica es una afección muy común en la población entre cuyos efectos más visibles se encuentran las varices. La operación en muchos casos más que un problema estético es una cuestión de salud para el que existen múltiples opciones quirúrgicas.

   El objetivo de la intervención quirúrgica de las varices es desde el punto de vista clínico remediar el dolor, la hinchazón, los hematomas y la sensación de pesadez en las piernas: la sangre que circulaba por la vena intervenida pasa a circular por venas sanas, restaurándose el normal funcionamiento del sistema circulatorio.

   Según explica a Infosalus José Román Escudero, presidente de la Asociación 'Cuida tus venas' para la concienciación y el conocimiento de la Insuficiencia Venosa Crónica (IVC), es el cirujano vascular a través de una prueba de ecodopler quien determina la severidad de las varices.

   "Se mide el diámetro de la vena dilatada y se localiza la válvula que no funciona bien. Es un especialista vascular el que debe intervenir y no otro tipo de especialista de medicina general o estética", apunta Román Escudero que añade que todas las opciones existentes para operar las varices son válidas siempre y cuando las realice un profesional especialista en la materia.

   Según señala Román Escudero, Director de Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, la aparición de nuevas técnicas quirúrgicas es continua y ninguna sustituye a las anteriores porque "no hay ninguna que a medio y largo plazo pueda evitar que reaparezcan las varices".

   "En el 97% de los pacientes, las varices tienen un origen genético y, dado que estos factores que predisponen a su aparición no pueden eliminarse, tras la cirugía su reaparición es inevitable en la mayoría de los casos", estima el especialista.

   El especialista señala que existen medidas que pueden ayudar a que el trastorno se vea mitigado como evitar una vida sedentaria, emplear medias de compresión o favorecer la mejor circulación sanguínea a través de masajes o cremas frías, entre otras.

   El estudio internacional 'Vein Consult' realizado en consultas de Atención Primaria y cuya sección española coordinó Román Escudero, descubrió que entre las casi 20.000 personas que acudieron a su médico de cabecera en España, entre un 64% y un 67% presentaba síntomas o signos de varices.

UNA VARIEDAD DE TÉCNICAS QUIRÚRGICAS

   En el blog de la Asociación Cuida tus Venas se puede encontrar información acreditada sobre la insuficiencia venosa crónica. Infosalus ha extraído de entre sus páginas información sobre las técnicas más empleadas en el tratamiento de las varices:

* Fleboextracción: es la técnica más habitual dentro del registro de la Sociedad Española de Cirugía Vascular. Se basa en la extirpación de todas las venas varicosas visibles así como de la vena safena interna o externa, las venas situadas en la superficie de la pierna y que suelen ser el origen de la mayoría de las varices.

* Flebectomía: se eliminan pequeñas venas dilatadas superficiales mediante anestesia local en una intervención ambulatoria que retira las várices de mediano y gran calibre. A través de pequeñas incisiones de no más de 2 milímetros, que no necesitan suturas y se vuelven casi imperceptibles tras varios meses, se extrae todo el trayecto varicoso.

* Tratamiento Ablativo mediante láser endovenoso: que consiste en quemar la vena con el láser. El resultado es inapreciable aunque puede quedar una pequeña pigmentación o equimosis (como un golpecito morado) que desaparece con el tiempo.

* Radiofrecuencia, mediante una exploración ecográfica se introduce un pequeño catéter en la vena afectada a través de una pequeña punción o incisión. El catéter administra calor a través de energía de radiofrecuencia en la pared de la vena dañada y la sella. Se aplica con anestesia local y es una técnica rápida y sencilla.

* Vapor de agua: a través de un catéter se inyecta vapor de agua a presión en un micro-tubo calentado por corriente eléctrica. El vapor se condensa de nuevo en agua y el calor resultante es absorbido por la pared de la vena cerrándose así la variz. La técnica no es invasiva aunque se desconocen los resultados a largo plazo.

* Escleroterapia: se inyecta una sustancia en las venas varicosas que destruye el tejido venoso, que se acaba reabsorbiendo, y que evita la necesidad de extirparlas. En la técnica se han utilizado de forma tradicional sustancias líquidas pero en la actualidad existen otras variedades en forma de microespuma.

* Clavivein: se practica de forma endovenosa mediante un dispositivo y un catéter que en la punta tiene un rotor que rompe la íntima de la vena safena mientras se inyecta espuma. Es una técnica muy cara ya que se realiza mediante un dispositivo de un único uso. Sus resultados a medio y largo plazo no están demostrados, ya que se trata de una técnica muy novedosa.