7 de julio de 2016

¡Cuidado! No todas las cremas solares protegen

¡Cuidado! No todas las cremas solares protegen
GETTY

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Aunque los consumidores dan una alta calificación a algunos protectores solares, muchos de estos productos no cumplen con las directrices de la Academia Americana de Dermatología (AAD), según un artículo publicado en la edición digital de la revista 'JAMA Dermatology'.

El uso de protector solar es un comportamiento modificable que puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de piel, pero el uso de protector solar es bajo entre adolescentes y adultos. Las preferencias de los consumidores y las recomendaciones pueden ayudar a impulsar el uso de la protección solar, pero no se ha investigado bien esta cuestión.

Entender estos factores podría ayudar a los profesionales de la salud a aprender acerca de las consideraciones del paciente con respecto a los protectores solares y posiblemente aumentar su uso, según los autores de esta investigación.

El doctor Shuai Xu, de la Escuela de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago, Estados Unidos, y coautores buscaron "filtros solares" en Amazon.com. Seleccionaron los más valorados a partir de diciembre de 2015 por los consumidores (mayor o igual a cuatro estrellas) y el mayor número de comentarios de los consumidores.

CARECEN DE RESISTENCIA AL AGUA Y AL SUDOR

Los autores localizaron 6.500 productos clasificados como "filtros solares", de los cuales, se seleccionaron los 65 primeros productos para el análisis. Su precio promedio eran casi 3 euros (3,32 dólares) por 28 gramos (una onza); con un factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés) medio de 35; principalmente cremas; con un 92 por ciento que aseguraban una cobertura de amplio espectro y un 62 por ciento etiquetados como resistentes al agua o al sudor.

De los productos de protección solar de mayor éxito en Amazon.com, el 40 por ciento (26 de 65) no se adhirió a los criterios de AAD (SPF mayor que o igual a 30, el requisito de amplio espectro, y resistencia al agua y/o sudor), principalmente porque carecían de resistencia al agua/sudor, según los resultados.

Los consumidores preferían determinados protectores solares principalmente sobre la base de la elegancia cosmética (sensación en la piel al aplicarlos, el color o el olor), seguido por el rendimiento del producto y la compatibilidad con el tipo de piel. Entre las limitaciones del estudio están que no es posible generalizar los resultados debido a la falta de información demográfica sobre los consumidores.

¿QUÉ DEBE INDICAR UN BUEN PROTECTOR SOLAR?

uando llega la temporada de primavera nos empezamos a tomar en serio la protección frente al sol, y, aunque el uso de cremas solares debería ser todo el año, es en ésta época cuando acudimos a comprar la crema que nos acompañará durante toda la temporada. Pero, antes te has de enfrentar a numerosas dudas: ¿cómo elegir la crema adecuada?, ¿qué marca es la mejor?, ¿cómo sé si cumple la normativa de fotoprotección? o ¿dónde comprarla y cuánto me debo gastar?

Todas estas dudas se las ha resuelto a Infosalus la dermatóloga y directora médica de los Laboratorios Pierre Fabre, la doctora Ariadna Ortiz-Brugués, quien además nos da 4 claves para reconocer a un buen protector solar.

El mundo de los protectores solares ha cambiado mucho en la última década. Hace unos años, la evaluación de los protectores solares se limitaban a la radiación ultravioleta. Sin embargo, en los últimos años la gama de protectores así como su eficacia se ha ampliado y adaptado a otras necesidades de la piel.

Ante esta revolución de productos, ¿en qué me debo fijar?. Para la doctora, lo principal, "lo mínimo de lo mínimo", es elegir un fotoprotector que "cumpla con las recomendaciones y normativas solares". Más allá, hay que tratar de que indique la protección UVA y UVB; que se adecue al tipo de piel de la persona que la va a usar: que la textura sea la que más se acomode a la actividad que se va a realizar o al tipo de piel (sensible, seca, grasa, acnéicas, etc).

Asimismo, "tienen que demostrar que son fotoestables", es decir que la capacidad del filtro solar permanece estable ante la exposición solar o del agua. "Si me compro un factor de protección 50+, y sigo las recomendaciones, que me asegure que a las dos horas sigue teniendo al misma protección, no un factor 15", explica.

En este sentido, advierte de que son muchos los productos que afirman ser fotoestables y, del mismo modo, son cada vez más las marcas que afirman tener protección antiradicales libres y contra la radiación visible e infrarroja. En ambos casos, la doctora recuerda que estas afirmaciones deben ser avaladas con un estudio; lamentablemente, añade, "hay muchos productos en el mercado que claman cosas pero pocos con estudios serios".

Volviendo a la fotoestabilidad, aclara que la protección solar debe reaplicarse cuando salimos del agua; "dentro del agua la crema protege pero una vez fuera, cuando nos secamos hay que volver a ponerse el protector", reitera. Asimismo, es importante que el producto demuestre que al cabo de las dos horas de aplicación sigue con las mismas condiciones de protección.