17 de enero de 2017

Cirujano plástico avisa de que en los programas de televisión de cirugía plástica se promociona el "escándalo"

Cirujano plástico avisa de que en los programas de televisión de cirugía plástica se promociona el "escándalo"
BALAGUER COMUNICACION

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El cirujano plástico Antonio Tapia ha avisado de que los programas de televisión en los que muestran los resultados de las cirugías plásticas, con una gran acogida entre los telespectadores de Estados Unidos y que también se emiten en España, se promociona el "escándalo" porque muestran desastres de dimensiones "catastróficas" y un protagonismo "desmesurado" de determinados cirujanos.

"Según el cirujano, la cirugía plástica se introduce en la sociedad a través de las cámaras de manera poco acertada y morbosa. Sobre todo en el sur de Estados Unidos y en estados como Florida, donde en ocasiones proliferan doctores que una vez obtienen el título, en lugar de labrarse un currículum y seguir formándose, abren consultas privadas automáticamente y se preocupan de crear un perfil público de triunfadores y casi estrellas. Su aparición en estos espacios es más de lo mismo. El fin es hacerse ricos", ha comentado.

Algo que, a su juicio, supone un peligro para la especialidad porque ese halo de éxito, "en ocasiones vacío", deslumbra a posibles pacientes, que después tienen que vérselas con resultados nada aceptables. De hecho, prosigue, como consecuencia de estos posibles desastres se producen algunas de las cirugías secundarias, que hoy ocupan un 40 por ciento de las consultas y que son el punto de partida de muchos de estos contenidos televisivos.

En este sentido, el doctor ha recordado que ante una cirugía siempre debe primar la experiencia profesional, por lo que ha subrayado la importancia de que el paciente se asegure que el cirujano tenga la especialidad requerida, una "sólida formación y experiencia" y se fije en el número de intervenciones realizadas consultando con otros especialistas.

"El aspecto psicológico es fundamental. A veces el código ético de este tipo de profesionales está diluido, pero un cirujano debe tener una magnífica psicología, y negarse a realizar retoques absurdos o desmesurados. Hay que decir basta. Lo negativo vende. Y filtrar verdaderos desastres es sensacionalista, por eso hay audiencia. Lo que se promociona es el escándalo".

Para leer más