28 de agosto de 2020

La caspa no solo aparece en el cuero cabelludo, ¿cómo olvidarnos de ella?

La caspa no solo aparece en el cuero cabelludo, ¿cómo olvidarnos de ella?
Caspa. - ANDREYPOPOV/ISTOCK - ARCHIVO

MADRID, 28 Ago. (EDIZIONES) -

Si pensamos en caspa lo primero que nos viene a la cabeza es la imagen de unos hombros con motitas blancas, y un famoso producto para combatirla, y es que hay personas para las que la caspa es un problema frecuente, pero sobre todo latoso, y del que les es difícil desprenderse.

En concreto, la caspa es el resultado de la descamación excesiva de la piel que se produce a nivel del cuero cabelludo y, en ocasiones, en ciertas áreas de la región facial o incluso del tronco, según explica en una entrevista con Infosalus la doctora Lula María Nieto Benito, MIR Dermatología y Venereología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid).

"La piel, que constituye la superficie de nuestro cuerpo, sufre un proceso de descamación como consecuencia de su renovación y reparación. Este mecanismo fisiológico produce una descamación que, en la mayor parte de las veces, es imperceptible para el ojo humano", valora la experta.

Eso sí, subraya que ciertas condiciones dermatológicas, como la seborrea o la dermatitis seborreica, alteran este proceso normal, generando un aumento en la descamación y en el grosor de las escamas, dando lugar a un producto visible y perceptible por el ojo humano: la caspa. "Es una afección muy común, benigna y no contagiosa. No es una enfermedad dermatológica en sí, sino una predisposición o tipo de piel", remarca la dermatóloga.

De hecho, la doctora Nieto Benito sostiene que en muchos casos es una condición asintomática y muchos pacientes consultan por el motivo estético, dada la incomodidad de la descamación y del posible impacto en la calidad de vida.

Así, insiste en que el principal signo de caspa es la presencia de descamación en el cuero cabelludo, aunque también en muchas ocasiones, ésta aparezca en las zonas centrales de la cara (cejas, región interciliar o 'entrecejo'), en las áreas laterales de la nariz, en la barba, y en los pabellones auriculares (especialmente en el conducto auditivo externo y en la cara posterior de los pabellones auriculares).

"De forma menos frecuente también puede afectarse el tronco y la zona genital. Esta descamación puede ser escama blanca o tener un cierto tinte amarillento. Puede, a su vez, ir asociada a un enrojecimiento de la piel en las zonas con escama, generando picor y sensación de escozor", añade la MIR de Dermatología y Venereología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid).

¿Cuáles pueden ser sus causas? La doctora apunta principalmente a dos: Suele producirse como consecuencia de un aumento en la producción de sebo por parte de la piel (seborrea), o bien por una condición crónica inflamatoria de la piel denominada 'dermatitis seborreica'. "En algunas ocasiones, ambas patologías se pueden ver condicionadas o agravadas por la presencia de diferentes especies de un mismo hongo (Malassezia). Este hongo forma parte de la flora normal de la piel, pero si prolifera, puede ser una causa asociada a la presencia de caspa", explica Nieto.

Otras causas menos frecuentes de caspa, según atiende, son la piel seca, así como la sensibilidad a ciertos productos de higiene corporal o usados para el cuidado del cabello, o bien ser la señal de otras afecciones de piel como la psoriasis, el eccema, así como infecciones, entre otras.

LOS FACTORES DE RIESGO

Mal que nos pese, Nieto subraya que la caspa es un trastorno "muy frecuente" que puede aparecer prácticamente en cualquier individuo. Según enumera, existen ciertos factores que pueden hacer a la persona más susceptible:

.-Edad: Se produce de forma más frecuente en la edad adulta, generalmente al inicio de la misma. Sin embargo, adolescentes y personas de edad avanzada también la pueden presentar.

.-Sexo masculino: Es más frecuente en los hombres, aunque se produce también en mujeres.

.-Antecedentes familiares: Existe cierta asociación familiar en el desarrollo de caspa y/o de dermatitis seborreica.

.-Enfermedades: Se ha asociado un aumento en la incidencia y prevalencia de casa en personas que padecen enfermedades neurológicas (por ejemplo, demencia senil, enfermedad de Alzheimer o enfermedad de Parkinson, entre otras). La infección por VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), y por otros virus relacionados. En ambos casos es una afectación frecuente y, por lo general, más intensa que en personas que no padecen estas enfermedades.

Con todo ello, la MIR en Dermatología y Venereología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón subraya que se debe acudir a un especialista en aquellos casos en los que no se consigue controlar la caspa, ésta es excesiva, asocia una sintomatología importante o coincide con otros síntomas que pueden hacer sospechar la presencia de otra condición dermatológica.

"En la mayor parte de las ocasiones, la caspa puede controlarse con champús o lociones capilares especialmente indicadas para la misma, con buen control y mejoría de sintomatología asociada si esta estuviera presente", sentencia la doctora Nieto.

Patricia Erroz Ferrer

Periodista Freelance
Teléfono: 679878989
Twitter: @patriciaerroz
IN:https://www.linkedin.com/in/patricia-erroz-ferrer-7215bb4b/

Zona de los archivos adjuntos

Contador

Lo más leído