19 de agosto de 2019

El blanqueamiento dental debe estar supervisado por un dentista para descartar patologías

El blanqueamiento dental debe estar supervisado por un dentista para descartar patologías
Blanqueamiento dentalADE GROUP - ARCHIVO

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Antes de someterse a un blanqueamiento dental se debe realizar una revisión bucodental para descartar patologías como caries y problemas en las encías, ha explicado el doctor Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, quien ha puesto de relieve la "importancia" de que el procedimiento esté supervisado por un dentista.

Además, ha destacado que el profesional debe estar capacitado para manejar los agentes blanqueadores que se utilizan y seguir el protocolo de diagnóstico, planificación del procedimiento y mantenimiento de los resultados. Por otra parte, ha señalado la "importancia" de informar sobre posibles riesgos, como las alteraciones gingivales o la sensibilidad de las piezas bucales.

Esta técnica es un tratamiento estético que se realiza con el objetivo de aumentar el brillo de los dientes y aclarar su tonalidad, que se puede ver afectada por unos malos hábitos de higiene o el consumo de determinadas sustancias y productos.

En este sentido, ha destacado la aparición de manchas intrínsecas, provocadas por la ingesta de medicamentos, la falta de vitaminas o golpes, entre otros factores. También pueden darse manchas exógenas, cuyo desarrollo se debe al consumo de pigmentos presentes en bebidas como el vino, el té, el café o el tabaco. No obstante, también existen colutorios y pastas dentríficas que pueden alterar la tinción dental.

TIPOS DE BLANQUEAMIENTO Y RECOMENDACIONES

Existen diferentes tipos de blanqueamientos dental. En primer lugar, está el que se realiza en la propia consulta del dentista, donde el profesional comprueba que la boca esté sana para posteriormente aplicar el agente blanqueador. Así, se aísla la zona para evitar que este entre en contacto con las encías causando posibles patologías futuras.

Por otra parte, se pueden realizar estos procedimientos en casa, pero se recomienda que siempre se lleven a cabo bajo la supervisión de un dentista. En este caso, el blanqueador se aplica en una férula hecha a medida para el paciente.

Después de someterse a este tratamiento, el doctor Castro ha aconsejado seguir una dieta blanda durante los primeros días para evitar que los dientes se tiñan de pigmentos no deseados. Asimismo, ha recomendado no fumar y tomar alimentos como zanahoria, tomate, arándanos, moras, chocolate, café o vino tinto, entre otros. Además, ha puesto de relieve que se debe extremar la higiene dental y seguir las pautas establecidas por el profesional una vez finalizado el tratamiento.

Por último, ha concluido que la obsesión por unos dientes blancos puede dar lugar a la blancorexia, "que lleva a los pacientes a realizarse blanqueamientos frecuentemente y sin la supervisión de un dentista", lo que puede causar gingivitis, hipersensibilidad dental o incluso la pérdida de piezas.

Contador

Lo más leído