30 de julio de 2015

El acné en la edad adulta: un problema que afecta más a mujeres entre 20 y 50 años

El acné en la edad adulta: un problema que afecta más a mujeres entre 20 y 50 años
JOANA LOPES

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Más del 20 por ciento de las mujeres entre los 20 y los 50 años padecen acné, un problema que no solo afecta a la salud sino también a la autoestima y a la calidad de vida de las pacientes, según el Instituto de Dermatología Integral.

En las mujeres adultas el acné se suele concentrar alrededor de la boca, en la barbilla y en el cuello, con granos grandes, rojos, con supuración y de tardía curación, dejando en muchos casos cicatrices.

"Aunque la causa no es completamente conocida, sabemos que existe un factor hormonal que se agrava en momentos de estrés, período menstrual, utilización de maquillajes o cremas grasas y con el hábito tabáquico", ha afirmado el director del Instituto de Dermatología Integral, el doctor Miguel Sánchez.

El acné tiene lugar por una inflamación de la glándula sebácea en la que se produce un aumento de la producción de sebo estimulada por las hormonas. En algunos casos existe un factor genético que predispone a la obstrucción de poros y al aumento de bacterias. Existen numerosos tratamientos para reducir el acné en la edad adulta, aunque en general se recomienda iniciar los tratamientos en otoño, para evitar los efectos negativos de la pigmentación.

EN CASA, UNA BUENA LIMPIEZA

En el entorno cotidiano se debe realizar una limpieza de la zona afectada con productos no comedogénicos y una exfoliación tipo 'scrub' una vez a la semana. El doctor Sánchez ha recomendado no tocar "los granos o heridas, y menos con las manos sin lavar, ya que pueden agravar la lesión rápidamente y sin apenas darse cuenta de ello".

Para tratar el acné existen numerosos tratamientos, desde terapias farmacológicas como el láser, la terapia fotodinámica o la microdermoabrasión combinadas con la aplicación de principios activos como el ácido retinoico o el ácido azelacico.

En el caso de la terapia fotodinámica y los láseres, se elimina las bacterias y disminuye la inflamación de la glándula sebácea, mientras que con la microdermoabrasión se neutralizan los tapones de grasa que obstruyen los poros. Todos estos tratamientos son rápidos y se realizan de forma ambulatoria, de forma que no entorpecen la rutina diaria del paciente.

LAS CICATRICES TAMBIÉN SE PUEDEN ELIMINAR

El acné también puede dejar una serie de cicatrices que afectan a la autoestima de los afectados, especialmente en el caso de las mujeres. Los tratamientos para eliminarlas también son más recomendables en otoño e invierno, cuando hay una menor radiación solar.

Las cicatrices no son siempre iguales y difieren en forma, profundidad y extensión, por lo que cada una necesitará un tratamiento determinado. El doctor Sánchez recomienda las terapias de láseres fraccionales ablativos de CO2 y el Erbio y láseres fraccionales no ablativos que producen microzonas para las cicatrices atróficas aquellas en forma de picotazo o hundimiento.

En cambio, para las cicatrices hipertróficas o queloides, es decir, aquellas sobreelevadas o irregulares, es aconsejable optar por "láseres como el colorante pulsado, el neodimio-yag y el láser KTP, que actúan fundamentalmente disminuyendo la inflamación y el colágeno anómalo e irregular de estas cicatrices", ha explicado Sánchez.

Para leer más