Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Enfermedad 00086-00-000041

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal. Bajo este nombre se conocen en conjunto a todas las enfermedades que producen una inflamación crónica del intestino. Las más importantes son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La enfermedad de Crohn es una enfermedad en la que existe una inflamación crónica en cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. La parte más afectada es la última porción del intestino delgado llamado íleon.
Como consecuencia de esta inflamación se producirán pequeñas heridas en la mucosa del intestino (recubrimiento interior del tubo digestivo), estrecheces debidas a la cicatrización (estenosis), fisuras y pequeñas aperturas de la pared que permitirán el escape del contenido del tubo digestivo (fístulas).

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

Bajo el término enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se agrupa una serie de
enfermedades (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y colitis indeterminada o no clasificada) que, como el nombre indica, afectan al intestino en alguno de sus tramos, inflamándolo de manera crónica, generalmente de manera recidivante.
En la colitis ulcerosa, la parte del intestino que se inflama es la mucosa (piel interior) del colon o intestino grueso.


En la enfermedad de Crohn, se afecta toda la pared del intestino, en cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca al ano. Lo más frecuente son problemas en el ano, fisuras, fístulas y abscesos. En el intestino, la enfermedad de Crohn produce estrecheces (estenosis), inflamación de la pared del intestino, úlceras, fisuras y fístulas. La colitis indeterminada produce alteraciones que recuerdan a la enfermedad de Crohn y otras que recuerdan a la colitis ulcerosa. Tanto la colitis ulcerosa como la enfermedad de Crohn, pueden tener afectación indirecta de otros órganos del cuerpo:
· la piel (con lesiones llamadas eritema nodoso y pioderma, que son inflamaciones en forma de nódulos)
· los ojos (escleritis o inflamación del blanco del ojo, uveítis o inflamación de una de las telillas que recubren al ojo por dentro)
· las articulaciones, con artritis
· los huesos, con espondilitis o afectación de la columna
· el hígado, con colangitis esclerosante, que es una inflamación crónica de los
conductos de la bilis

¿Qué es la colitis ulcerosa? 

La colitis ulcerosa es una enfermedad caracterizada por inflamación crónica del intestino grueso colon. Como consecuencia de esta inflamación se desarrollan pequeñas heridas (úlceras) en el revestimiento interior del colon. La inflamación afecta casi siempre a la última parte del intestino grueso llamado recto aunque puede estar totalmente afectado.

Síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal

Lo síntomas más comunes de la colitis ulcerosa son las heces líquidas con moco y/o sangre, el dolor de tripa, el esfuerzo con las deposiciones, la fiebre, la pérdida de peso y el cansancio. Además, podrán estar afectados otros órganos como la piel, los ojos, los huesos, etc. Los síntomas suelen tener tendencia recidivantes, es decir existirán periodos de actividad en los que los síntomas estén presentes (llamados brotes), y periodos de normalidad en los que la enfermedad parce desaparecer (llamados fases de remisión).

¿Qué puedo hacer?

Ante la aparición de los síntomas antes descritos sería recomendable consultar con el pediatra, ya que el diagnóstico temprano de esta enfermedad puede mejorar la respuesta al tratamiento.

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal

No existe un tratamiento curativo para esta enfermedad, por lo que los objetivos serán fundamentalmente: aliviar los síntomas e intentar que no aparezcan de nuevo, y asegurar que los niños crezcan y se desarrollen adecuadamente. El tratamiento es muy complejo y dependerá de cada paciente. Los fármacos más utilizados
incluyen los aminosalicilatos (compuestos emparentados con la aspirina), o los corticoides que funcionan disminuyendo la inflamación, y los inmunosupresores, que bloquean la actividad perjudicial y anormal del sistema inmunológico (sistema defensivo del organismo). 

Como la parte más afectada del intestino grueso suele ser el recto, en la mayoría de los casos se optará por hacer un tratamiento tópico (mediante fármacos administrados en forma de enemas, supositorios, etc.) asociado al tratamiento sistémico (jarabes, pastillas, etc.)


Cuando los síntomas son muy graves, o se afecta considerablemente el grado de desarrollo y crecimiento de los pacientes con colitis ulcerosa, se planteará eliminar las partes más afectadas del intestino grueso mediante cirugía. En ocasiones, la mejor opción será quitar de forma completa el intestino grueso enfermo.

Diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal

La sospecha diagnóstica se basa en la historia clínica y los síntomas referidos. Para su confirmación existen diferentes pruebas que ayudarán al médico en el proceso del diagnóstico. El análisis de sangre, el estudio de las heces, las pruebas de imagen (ecografía, TAC…) y la endoscopia son las principales pruebas utilizadas.

Prevención de la enfermedad inflamatoria intestinal

Al no conocer exactamente cuál es la causa de esta enfermedad, no disponemos aún de una estrategia útil para prevenirla. 

Riesgos asociados

Tanto la colitis ulcerosa y como la colitis de Crohn aumentan el riesgo de padecer tumores del colon, por lo que los pacientes con más de 8 a 10 años de evolución deben vigilarse mediante endoscopias.


¿Dónde puedo encontrar más información?

Existen muchas asociaciones de pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal. En ellas se aconseja, asesora y se informa a los pacientes acerca de todas las dudas que pudieran surgir en torno a la colitis ulcerosa. La agrupación de asociaciones se llama ACCU y se puede visitar su página web en la siguiente dirección web http://www.accuesp.com/es/ .