18 de noviembre de 2014

Los 'wearables' y el 'Big Data' permiten una medicina más eficaz y preventiva a menor coste

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los 'wearables' y el 'Big Data' o lo que es lo mismo, la tecnología incorporada en la ropa y complementos para monitorizar la salud y el análisis de grandes cantidades de datos, permitirán que la medicina sea mucho mas eficaz, individualizada y preventiva, y a menor coste que la actual, según han comentado los organizadores del I Congreso Nacional de 'Wearables' y 'Big Data' en Salud, que se ha celebrado este martes en Madrid.

SALUD Y TECNOLOGÍA

   Estos dos conceptos que han sido protagonistas en Congreso celebrado en la Escuela Universitaria de Diseño e Innovación y Tecnología (ESNE) de Madrid, vienen generados por un nuevo tipo de paciente, que "toma las riendas de su propia salud, que quiere controlar cómo está su estado de salud y compartirlo con su médico y con su profesional sanitario", ha explicado el director de la agencia de comunicación Com Salud y editor de 'La eSalud', Carlos Mateos.

   Para ello grandes marcas de telefonía, electrónica y deportes han diseñado 'wearables' como relojes y pulseras inteligentes que controlan las pulsaciones, el ejercicio físico, las calorías e incluso las pautas del sueño. Además, entre sus aplicaciones se encuentran la mejora del rendimiento físico, el control remoto de pacientes crónicos o dependientes y la detección de riesgos en bebés, entre otros.

   El neurólogo adjunto a la dirección ejecutiva del Instituto Ramón y Cajal de Madrid, el doctor Ignacio Hernández Medrano, ha asegurado que "estamos ante un cambio de paradigma en la medicina". Sin embargo, esto no afecta solo al área sanitaria, sino a todo en general porque "estamos ante una situación en la que probablemente esto ya no es un extra, sino que es realmente necesario que empecemos a adoptar estas tecnologías porque la información crece de forma exponencial", ha añadido Medrano.

   Solo en el servicio regional de salud madrileño, se atiende a una población de mas de 6.300.000 habitantes y cuenta aproximadamente con 75.000 profesionales de la salud de diferentes perfiles según la directora general de Sistemas de Información Sanitaria de la Consejería de Sanidad de Madrid, Zaida Sampedro.

   En base a esto, Sampedro ha querido recalcar que para llegar a una transformación en el ámbito sanitario los profesionales tienen que cambiar su forma de trabajo o su forma de ver las cuestiones, a la par de crear nuevos roles profesionales. Por ello, Sampedro ha reivindicado que hay que plantear formaciones específicas. "No se puede seguir enseñando en la universidad de la forma como se venía haciendo hace unos cuantos años. Tiene que renovarse la forma de enseñar y los conceptos que se tienen que aplicar", ha señalado.

EJEMPLOS DE 'WEARABLES'

   En España la unión de los 'wearables' y del 'Big Data' se está llevando a cabo en algunos centros sanitarios como por ejemplo en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona donde se ha desarrollado el proyecto 'Prevengo', en colaboración con Sanofi, que se ha presentado en el I Congreso Nacional de 'Wearables' y 'Big Data' en Salud, y que tiene como objetivo tratar la obesidad infantil.

   Normalmente la obesidad se trata con una dieta, pero en el caso de los niños es normal que esto fracase. Para ello el programa 'Prevengo' consta de un sistema de telemedicina, un entrenador de salud que se comunica con los niños y con los padres digitalmente, y con una pulsera inteligente "que monitoriza el ejercicio", según ha explicado el responsable de estrategia digital de Sanofi Iberia, Xavier Olba.

   Por otro lado Zerintia está desarrollando un programa basado en gafas inteligentes y en pulseras 'wearables' para la ayuda a los profesionales sanitarios en el control de epidemias como el ébola. "Podemos disponer de un visionado en tiempo real del enfermo, ayuda en la aplicación de tratamientos, acceso a información crítica o apoyo en la retirada de traje de protección", ha señalado el responsables de Zerintia, Pedro Diezma.

    Además, también está prevista la monitorización de pacientes o personas en riesgo de contagio con pulseras con las que se puede seguir a tiempo real las constantes de salud, y con las que a través de sensores se podrá conocer la temperatura, el pulso, el oxígeno, la actividad electrodérmica y el estrés, entre otras cosas.

   Por último, otra de las formas de controlar la propagación de epidemias es el análisis de las grandes cantidades de datos o 'Big Data' en redes sociales, pues a través de la geolocalización de miles de mensajes y de búsquedas en Internet se pueden detectar los riesgos de expansión de un virus, permitiendo a las autoridades sanitarias tomar medidas preventivas.