10 de junio de 2015

Venenos animales con potencial terapéutico

Venenos animales con potencial terapéutico
VENOMICS

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

El proyecto europeo Venomics ha arrancado su última fase en la que pretenden identificar entre una y cinco moléculas con potencial terapéutico gracias al análisis de diferentes venenos de animales, con el objetivo de que puedan servir de base de futuros medicamentos contra el dolor, el cáncer, la artritis reumatoide o la psoriasis.

Para ultimar los detalles de la etapa final, esta semana se han reunido en Copenhague (Dinamarca) los socios del consorcio, compuesto por laboratorios de universidades y pequeñas y medianas empresas punteras de Bélgica, Dinamarca, Francia, Portugal y España.

El encuentro anterior tuvo lugar en junio de 2014 y, desde entonces, los investigadores han obtenido cerca de 4.000 péptidos que se cribarán en el segundo semestre de 2015.

Un equipo de científicos viajó a diferentes partes del mundo para obtener las muestras de venenos. En total, se han utilizado 203 especies animales (de tamaños muy dispares, desde insectos milimétricos hasta serpientes, tarántulas y grandes lagartos venenosos), de las que se han extraído 393 muestras biológicas (221 venenos de tejido glandular y 172 de la saliva).

Todo ello ha permitido la secuenciación de 218 transcriptomas (que ha realizado la compañía española Sistemas Genómicos) y 174 proteomas (un trabajo que ha ejecutado la Universidad de Lieja, en Bélgica).

RECOPILACIÓN DE PÉPTIDOS NUNCA ANTES CONSEGUIDA

"La obtención de un número tan elevado de péptidos es un hito que no se había conseguido en ningún otro trabajo previo", ha destacado Rebeca Miñambres, jefe del Área de Proyectos de Sistemas Genómicos.

A partir de todo el material generado, investigadores de la French Alternative Energies and Atomic Energy Commisision y la compañía danesa Zaeland Pharma iniciarán el cribado de las moléculas entre las que esperan obtener hasta un máximo de cinco con interés farmacológico.

El director de Zaeland Pharma, Frosty Loechel, está convencido de que identificarán péptidos con capacidad inmunomoduladora (con propiedades terapéuticas para patologías autoinmunes, como la psoriasis o la artritis) o péptidos moduladores de la respuesta a la insulina (para desarrollar antidiabéticos).

Además, la incorporación de las nuevas tecnologías de secuenciación masiva permite obtener millones de secuencias que "posteriormente son ensambladas a través de procesos bioinformáticos", según ha añadido Edwing De Pauw, responsable del Área de Proteómica de Venomics.

De cara al futuro, se creará un banco de unas 20.000 secuencias, que será la mayor base de datos de secuencias de toxinas construida hasta ahora y que pueden ser el punto de partida para el desarrollo de medicamentos innovadores (de interés estratégico para la industria farmacéutica).