1 de diciembre de 2017

Vacunas con efectos secundarios "mínimos" y mayor información sobre sus beneficios, retos de futuro según los expertos

Vacunas con efectos secundarios "mínimos" y mayor información sobre sus beneficios, retos de futuro según los expertos
AEV

VALÈNCIA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en València en el 9º Congreso de la Asociación Española de Vacunología (AEV) han destacado como retos del futuro para el sector conseguir vacunas con efectos secundarios "mínimos", además de una mayor información y mejor comunicación de sus beneficios.

En el seminario 'La comunicación sobre vacunas: Una responsabilidad compartida', el presidente de la AEV, Amós García Rojas, ha señalado que "aunque se ha avanzado muchísimo en vacunas y salud pública", los principales retos pendientes en la vacunología del siglo XXI son conseguir vacunas más inmunógenas, con efectos secundarios mínimos, nuevas vías de administración, asequibles en precio y nuevas vacunas frente a enfermedades de las cuales no se dispone en estos momentos. "Vacunas no sólo limitadas a enfermedades transmisibles, sino incluso a patologías crónicas", ha dicho.

Por su parte, Francisco Romero, delegado valenciano de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), ha resaltado que "falta cierta formación, información y concienciación social sobre los beneficios que aportan las vacunas" y ha asegurado que "las dudas de seguridad y eficacia que plantean las vacunas sólo se explican por el sesgo informativo de algunos medios de comunicación y la falta de ejemplo de algunos profesionales sanitarios".

A su juicio, "mientras el nivel de vacunación de los profesionales sanitarios en España siga siendo tan bajo, se mantendrá una cierta resistencia social a las vacunas".

La redactora jefe de la revista Quo, Lorena Sánchez, ha explicado que "los periodistas de medios especializados tienen buenas fuentes de información y recurren a buenos especialistas a la hora de informar sobre vacunas" y "el dilema está en cómo atajar a los líderes de opinión que vierten falsa información en momentos de máxima audiencia".

"Contar que las vacunas son perjudiciales forma parte del extendido sesgo de negatividad. Un ejemplo fue la noticia de primera página sobre el 'Estudio Wakefield' que relacionaba vacunas y autismo. Cuando se mostró su falsedad, no todos los medios lo publicaron ni llegó al mismo sector de la población", ha recordado .

El doctor José Antonio Lluch, jefe del servicio de Promoción de la Salud y Prevención en las Etapas de la Vida de la Dirección General de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad, ha subrayado que "la administración debe facilitar a la población información veraz y sin conflicto de interés relativa a la vacunación; garantizar que se conozcan los programas de vacunación puestos en marcha y dar cuenta de sus resultados: coberturas alcanzadas, casos evitados, costes y también efectos adversos que se hayan podido detectar para generar confianza en los programas de vacunación".

Por último, la doctora Pilar García Corbeira, directora médica de Vacunas en la empresa farmacéutica GSK, ha recordado que "las vacunas son productos con un proceso de fabricación más complejo que en el caso de los medicamentos y fármacos no biológicos". "De media, una vacuna se ensaya con entre 10.000 y 90.000 personas durante su desarrollo, un proceso del que los controles de calidad representan aproximadamente el 70% de un plazo que puede alcanzar los diez años de desarrollo hasta su comercialización", ha agregado.